DÍA 86

90.dias.dia.86

DÍA 86

DECIRNOS LA VERDAD

“Nuestro mayor temor no consiste en no ser adecuados.
Nuestro temor consiste en que somos poderosos más allá de toda medida.”

Me puse a pensar en esto que escribió Marianne Williamson mientras charlábamos con mi pareja acerca del tema que toqué ayer acá mismo.

¿Por qué a muchos de nosotros nos cuesta tanto hacer lo que sabemos que es bueno para nosotros?

Sentimos que no merecemos.

No nos valoramos.

Tememos nuestra grandeza.

¿Tememos nuestra grandeza?

Yo creo que muchos de nosotros, sí. 

Porque creo que en el fondo, todos sabemos que somos mucho más capaces, mucho más talentosos y mucho más brillantes de lo que mostramos y expresamos a diario.

“Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que nos atemoriza.
Nos preguntamos: “¿Quién soy yo para ser brillante, espléndido, talentoso, fabuloso?” Pero, en realidad, ¿quién eres tú para no serlo? Eres hijo de Dios.”

¿Quién soy yo para no ser brillante?

Es una pregunta que podríamos preguntarnos a diario, a modo de recordatorio de lo magníficos que somos.

” Empequeñecerte no sirve al mundo.
No hay nada iluminado en el hecho de disminuirnos para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor.”

Recuerdo tener 6 ó 7 años y darme cuenta de que yo siempre recordaba cosas que los demás olvidaban, objetos en la casa, algo que alguna visita se iba a llevar…detalles así.

Al ser consciente de que nadie más recordaba esto y yo sí, hice un esfuerzo por dejar de acordarme, porque si sólo me pasaba a mí, entonces, no era “normal”.

Creo que desde entonces, seguí, muy a menudo, no “sobresaliendo” hasta que empecé a tener la sensación de haber perdido mi brillo, mi interés como persona única.

Y todavía estoy trabajando para liberar toda mi grandeza.

Muchas veces, he brillado de menos para que otros no se sientieran incómodos.

Es cierto que no aporta absolutamente nada.

Y nos quedamos sintiéndonos vacíos.

“Nacemos para manifestar esta gloria que está dentro de nosotros.
Y no es que esté solo en algunos, está en todos nosotros.”

TODOS

“En la medida en que dejamos que brille nuestra propia luz,
damos a otros permiso para hacer lo mismo.
En la medida en que nos liberamos de nuestro miedo,
nuestra presencia libera automáticamente a otros.”

Sepamos cada día que somos brillantes, fabulosos y hermosos.

Repitámoslo las veces que necesitemos para que impregne todo nuestro ser y cada célula de nuestro cuerpo.

SOY UN SER BRILLANTE, HERMOSO Y MAGNÍFICO

¿Por qué?

Porque es la verdad.

xox

Claudia

Anuncios

DÍA 44

 

 

 

90.dias.dia.44

 

DÍA 44

BIENVENIDA ESPERANZA

Hoy me puse a leer de nuevo “El Alquimista” de Paulo Coelho, un libro que me reconecta con mis sueños, con mi esperanza y con la magia del Universo.

Ayer hice el trabajo que me había propuesto para descubrir por qué me estaba costando tanto estrucutar mis días y mis proyectos.

Fue muy interesante, como siempre, ahondar y saber qué hay detrás de lo que parece solo un hábito negativo.

Lo más curioso que surgió al preguntarme y dialogar por escrito fue una frase:

“Total, ¿quién te va a mirar?”

Esta frase salía de la boca de mi abuela e iba dirgida a cualquiera que se arreglase mínimamente al salir de casa.

Sentí el efecto de esta frase y de sus mensajes subliminales:

“Total, ¿para qué?”

“¿Quién se va a fijar?”

“Solo soy una cosa insignificante y lo que yo haga no cambiará nada”

“No puedo”

“No soy importante”

“Mi vida no es importante”

Conclusión: Mi vida no merece el esfuerzo, el tiempo o el trabajo de organizarme.

Creencia: No soy valiosa ni mi vida es valiosa.

Sentí la desesperanza y la falta de alegría que me trajeron estas palabras que yo elegí creer.

¿Quién se esfuerza por algo que no es valioso?

Nadie.

Me felicito por no haberme esforzado en algo que parecía no valerlo.

¡Ah! No era simplemente que era vaga…es que de verdad, ¿Para qué me iba a esforzar en vano?

Además, y por encima de todo, me perdono por haber creído que yo no valía y que mi vida no valía.

Me perdono por haber adoptado creencias ajenas y por haberlas creído.

Perdono a mi abuela, por supuesto, por transmitirme esos mensajes que ella también habrá creído.

La perdono con toda la humildad de saber que otros necesitarán perdonarme a mí.

La perdono para poder deshacer la cadena de palabras que se transformaron en mensajes que yo terminé convirtiendo en falsas verdades.

Suelto con compasión todas estos mensajes negativos y falsos que anduvieron pululando por mi interior y planto nuevas semillas.

MI VIDA ES IMPORTANTE Y LA VIVO CON AMOR, RESPETO Y ALEGRÍA

Por eso, hoy, cuando salí de casa, mis manos eligieron un libro que me apoya en reafirmar mi valor, mi conexión con el Universo, la magia de la vida mi fe y mi esperanza.

xox

Claudia

 

 

 

 

DÍA 42

 

 

 

 

90.dias.dia.42

DÍA 42

BASTA

Supongo que en toda vida existen estos momentos.

Para mí, llegó ahora.

Llegó mi momento de decir

Basta.

Basta de dejarme tratar como no me gusta ser tratada por personas que quiero.

Basta yo de enseñarles a tratarme como no me gusta ser tratada.

Simplemente por “mantener la paz”.

Por miedo.

Por miedo a perder su amor.

Basta.

Yo tengo un corazón, soy sensible y no tengo porqué ser víctima de tu basura no resuelta.

Basta de aceptar que me digan de todo.

Basta de ser exigente conmigo misma y así darles permiso a los demás para serlo.

Basta de ser “la chiquita”.

Es hora de crecer y de comunicar este crecimiento.

Es hora de poner límites y también de comunicar estos límites.

Yo no vine a aguantar nada.

Vine a vivir.

Vine a compartir.

Vine a dar y a recibir.

Vine a vivir como mejor me parezca a MÍ.

No como mejor te parezca a vos.

VIVO COMO ME PARECE A MÍ.

No tengo por qué justificar mi silencio, ni mi elección de confiar.

No tengo porqué justificar el que no me PRE ocupe.

Eso no me hace menos amorosa.

Basta.

Basta de tratarme como si no sintiera nada.

Basta yo de tratarme como si no sintiera nada.

Es hora de que yo respete cada uno de mis sentimientos.

Es hora de que la persona que me quiere los respete.

Si no, que se vaya.

Basta.

Basta de insultar mi inteligencia y mi sensibilidad.

Ahora me valoro.

Ahora veo mi grandeza.

Ahora veo mi belleza.

Aprecio cada uno de mis talentos.

Aprecio cada uno de mis no talentos.

Y me río.

Sí.

ME RÍO.

Me río de lo que me de la gana reírme.

Porque creo que se puede reír de todo.

Porque me río de mí.

Y eso no significa que vos puedas reirte de mi sentir.

Basta.

Basta yo de actuar como si no pasara nada.

Cuando sí pasa. 

Cuando sí me duele.

Es hora de mostrarlo.

Basta de esconderme.

Basta.

xox

Claudia