DÍA 53

 

 

90.dias.dia.53

DÍA 53

EL MUNDO ENTERO

Hoy empecé a trabajar con el curso que quiero ofrecer basado en mis 90 DÍAS.

PLANTO LAS SEMILLAS DE LO QUE DESEO EN MI VIDA

Cuando decidí escribir este blog, lo hice para llevar mi propia experiencia a más personas y que pudieran también aprovecharse de ella.

Llevo muchos anos de trabajo personal, así como muchos años de preguntas y respuestas.

He sido una buscadora apasionada toda mi vida.

Cada día es para mí, una búsqueda, un descubrimiento y finalmente, una nueva oportunidad de ser feliz y de aportar esta felicidad al mundo.

Hice terapias, completé cursos, me formé y experimenté con mi propia vida.

Ahora, para mí llegó el momento de compartir todo esto y de que otras personas puedan aprovecharse de lo que tengo para dar.

Seguramente esto le pase a toda persona que se expone y expone su trabajo ante el público: a menudo me pregunto si lo que tengo para dar es interesante o relevante para el mundo.

La respuesta es siempre la misma: no lo sé.

Lo que sí sé es que esto es lo que tengo para dar y si no lo hago, se quedará dentro mío y sólo me servirá a mí, cuando hubiese podido servirle a más personas.

Creo que con haber tocado la vida de una persona, la vida vale la pena ser vivida.

Por eso, me expongo y expongo lo que tengo para decir, para contar y para compartir.

Así es como decidí que lo que más deseo compartir, es lo que me sirve a mí.

Mi programa de 90 DÍAS, es un programa que llevo adelante para mí y conmigo para poner a prueba todo lo aprendido y ofrecer lo que resulta más eficaz y relevante para que otras personas puedan vivir la vida que de verdad desean.

Creo que nunca es tarde para cambiar de rumbo, nunca es tarde para vivir nuestros sueños y nunca es tarde para sanar lo que necesitamos sanar.

Muchos llevamos tiempo en este camino de los sueños.

Otros, tal vez no hayan ni siquiera empezado a caminarlo, y es mi deseo lo empiecen a hacer cuanto antes.

Uno de mis sueños es ayudar a otros a sanar y a vivir una vida más plena.

Por eso, me ocupo de vivir mejor yo. Por eso, creé este programa y por eso estoy creando un curso.

Hoy, empecé a darle forma y cuerpo, hoy estoy plantando la semilla para que florezca y lleguen sus ramas a más y más personas.

Hoy, empecé a visualizarlo, a hablarlo y a convertirlo un poco más en mi realidad.

Esto me motiva aún más para seguir con mi propio proceso.

Renueva mis energía y mi entusiasmo.

Me carga las pilas, porque tengo más razones que yo misma para hacer lo que hago.

Tengo el mundo entero.

xox

Claudia

 

 

Anuncios

DÍA 39

 

 

 

 

90.dias.dia.39

DÍA 39

VIVO MIS SUEÑOS

Hoy estuve trabajando mucho con el cuaderno de trabajo de Louise Hay.

Hice un ejercicio para descubrir mis mayores miedos acerca de distintos temas, las relaciones, el amor, el dinero y más.

El último tema fue LA MUERTE Y MORIR.

La pregunta a contestar: “¿Cuál es tu mayor miedo acerca de la muerte y morir?”

Mi respuesta: “Morir sin haber hecho todo lo que deseo hacer en esta vida.”

Me enfrenté a aquellos sueños o anhelos que fui dejando o postergando.

Lo que me pasa ahora, es que tengo una sensación muy fuerte de urgencia, ahora sí veo como pasa el tiempo y como puedo dejar escapar las oportunidades si no las tomo cuando se presentan.

Me enfrenté a mis inseguridades, a mis dudas, a mi sentimiento de “no ser lo suficientemente buena”.

Además de esto, me di cuenta de algo más.

Sentí que todo este tiempo que vengo sintiendo que estoy estancada, en realidad he tenido una visión velada y errónea.

Totalmente errónea.

He creído que estaba perdiendo el tiempo y no cumpliendo sueños cuando en verdad, he cumplido y cumplo muchos sueños cada día.

Después de anotar la respuesta, tuve que crear una afirmación positiva:

VIVO CADA DÍA PLENAMENTE Y PERSIGO CADA SUEÑO CON AHÍNCO Y DETERMINACIÓN. VIVO MIS SUEÑOS.

En ese momento, me di cuenta. En ese instante, vi claramente lo que, por alguna razón me negué ver y apreciar.

Volver a vivir en Argentina es un sueño cumplido. 

Pasar tiempo son mis sobrinos, conocerlos y que ellos me conozcan a mí es un sueño cumplido.

Tener una rica relación de pareja es un sueño cumplido.

Vivir en una casa rodeada de parque y árboles es un sueño cumplido.

Tener muchos animales en casa y a mi alrededor es un sueño cumplido.

Dar talleres y sesiones privadas de crecimiento personal es un sueño cumplido.

Darme y compartir lo que sé y lo que viví para poder inspirar, ayudar y apoyar a otras personas es un sueño cumplido.

Pasar tiempo con mi hermano, volver a vivir cerca de él y compartir nuestras vidas es un sueño cumplido.

De repente, en cuestión de segundos, se formó esta lista.

Cayó el velo.

Vi la verdad.

Estoy cumpliendo mis sueños.

Qué gran sensación.

Qué liberación.

xox

Claudia