DÍA 59

90.dias.dia.59

 

DÍA 59

¿MENOS TRABAJO= MÁS FELICIDAD?

Ayer, después de publicar mi DÍA 58 un día tarde, no pude subir mi DÍA 59 por una conexión internet inexistente. Recién ahora, conseguí conectarme de nuevo.

Los extrañé.

La presencia de cinco niños de nuestras familias en casa durante unos días me hizo reflexionar acerca de un par de cosas, además de pasarlo divinamente, claro.

Crecí en un hogar donde tanto mi padre como mi madre trabajaban fuera y dentro de casa.

Los dos tenían un empleo y además limpiaban, lavaban, cocinaban y hacían las compras.

Muy pronto, nosotros, los niños, fuimos aprendiendo y participando de las actividades de la casa. (Recuerdo los intentos de organizar turnos para lavar los platos, por ejemplo y no dudo de las peleas que habrá habido por saltarse alguno, jajaja.)

Total que nunca entendí los cuidados cotidianos de la casa como un trabajo exclusivo de un sexo ni de los adultos.

Así que, cuando vienen niños a mi casa, los hago participar de cosas sencillas como poner la mesa y llevar su plato hasta la pileta.

Me ha extrañado encontrarme con bastante resistencia. (He de confesar que también he recurrido a las amenazas más diversas…sin ningún resultado ya que no soy capaz de mantener una cara seria.)

Me llama poderosamente la atención que haya niños que me miren como si les hablara en otro idioma cuando les pido hacer algo.

Supongo que de hecho, es otro idioma para ellos.

No comparto, obviamente, la mecánica de separar los mundos de los adultos y el de los niños como si cada uno viviese aislado del otro.

Me parece una muy mala idea el no enseñar a las personas desde chicas a cuidarse, a cuidar de su espacio, de sus cosas y de las demás personas que las rodean.

Me parece que naturalmente somos deseosos de participar, de aprender y de hacer las cosas.

Es lindo conocer el valor de un trabajo, porque si sé lo que conlleva, entonces, apreciaré la labor del otro.

Es aún más fantástico educar a futuros adultos que sepan hacer la cama, lavar los platos, barrer o limpiar el baño. ¡Sus futuras parejas se lo agradecerán profundamente!

¡Jajaja!

Cuando todos participamos, se genera una energía de grupo, de equipo.

En vez de estar separados, estamos unidos.

Cuando nos sentimos útiles, nos sentimos bien.

Cuando no etiquetamos las actividades como “divertidas” o “aburridas”, como “tu tarea” o “mi tarea”, entonces, me parece, mantenemos una mente más abierta acerca de lo que puede gustarme o no, puedo descubrir talentos que no conocía, o sentirme orgulloso de un trabajo bien hecho o de haber ayudado, simplemente.

Así como yo busco ser cada día más útil para todos los habitantes en este planeta, me gusta ser útil en mi pequeño planeta que es mi casa.

DISFRUTO DE CADA GESTO QUE CONTRIBUYE AL BIENESTAR DE TODOS

Siempre que veo a hombres quedarse sentados mientras las mujeres levantan los platos o a niños dejar sus juguetes tirados, siempre me hago la misma pregunta:

¿Son más felices no haciendo?

La respuesta que me parece acertada es también siempre la misma:

No.

xox

Claudia

 

 

 

DÍA 57

90.dias.dia.57

DÍA 57

TOCADA POR LOS ANGELES

Hoy, mientras hacía Yoga en la galería, noté unos ojitos que me observaban detrás de las cortinas.

Además, parecía que cada vez que me movía, esos ojitos también lo hacían.

Cuchicheaban y se reían en voz baja.

Resulta que dos hermosas criaturas estaban siguiendo mi sesión desde el interior de la casa.

Al ratito, salieron e hicieron “la clase”como la llamaron ellas, de Yoga conmigo.

Se agarraban las piernitas dobladas, perdían el equilibrio, se caían, hablaban…fue una sesión fuera de serie.

No sólo siguieron toda la sesión, sino que además quisieron meditar conmigo.

Así que pasamos 20 minutos con las piernas cruzadas, entre silencio y música suave, Mantras y palmas.

Por muy chicas que sean ellas, por muy poco convencional que fuera la meditación, cantando OM y OM NAMAH SHIVAYA mientras marcábamos el ritmo con las manos, fue un momento poderosamente mágico.

Tuve el gusto de compartir mis sesiones siempre solitarias con dos invitadas de lujo, con la intención alegre de participar, de estirarse y de aprender junto a mí.

Un regalo divino que me trajeron los Angelitos hoy.

LA VIDA ME COLMA DE REGALOS MARAVILLOSOS

xox

Claudia