DÍA 36

 

 

 

90.dias.dia.36

 

DÍA 36

MIL Y UNA ME LEVANTO

Esta semana concluye y no he respetado mi programa prácticamente.

Puedo decir que mi rutina se fue al garete.

Confesarlo es difícil, es como defraudarme a mí y defraudarlos a ustedes, pero necesito hacerlo, porque por encima de llevar a cabo mi plan a la perfección, está siempre la honestidad y el valor de admitir mi debilidad.

Forma parte del plan observarme y comunicar lo que me va sucediendo, lo considere yo un éxito o un fracaso.

Esta semana fue totalmente distinta, olvidándome del día que era, de la hora, acostándome tarde y levantándome más tarde todavía.

Hasta comí carne. !!!

Y después de la segunda vez, estaba saturada de cadáver.

Llevo muchos años sin comer carne, con contadas excepciones en los asados cuando volvía a la Argentina.

Muchas veces, la gente se olvidaba o no sabía que yo era vegetariana, así que aceptaba comer un pedazo de animal.

Nunca me atrajo mucho la carne, desde muy chica, así que cuando todavía era una adolescente, dejé de comerla.

Funciona para mí.

Me siento bien y prefiero un plato de cereal, verduras, pasta… a cualquier receta con carne.

Decidí, en medio de mi programa, consumir lo que no suelo consumir, en lo que ni siquiera creo, porque para mí forma parte de conectar con lo más “bajo”.

Conectarme con lo más oscuro de mi naturaleza humana me gusta, me atrae y me sana.

Extrañamente.

O no, no sé cómo es para otras personas.

Creo que así es como más efectivamente puedo vivir centrada en mi luz.

Sentir la energía más oscura me ayuda a sanar y sobre todo, me ayuda a sanar la parte mía que piensa que tiene que ser perfecta para ser aceptable.

SOY PERFECTAMENTE ACEPTABLE TAL COMO SOY, CON MI LUZ Y MI OSCURIDAD

Tal vez yo no soy carnivora, pero no significa ni garantiza que sea una persona cien por cien pacífica todo el tiempo, lo cual, me encantaría lograr.

Así que no solo me caí del carro sino que además consumí carne. ¡Wow!

Toda una rebelde estoy hecha.

Creo que me estoy despidiendo de muchas costumbres negativas, y la carne sólo sea un símbolo de aquellas actitudes.

Creo que estoy diciendo NO ME INTERESA SER UNA NIÑA BUENA.

Lo cual, he necesitado a lo largo de mi vida,

y mucho.

xox

Claudia

DÍA 25

 

 

 

90.dias.dia.25

DÍA 25

BRILLO

¡Feliz Navidad!

Hoy amanecí entre las voces de chiquitos, flan casero por desayuno y caballos pidiendo comida.

La casa está hecha un hermoso desorden.

Me gusta lo que queda de la fiesta de la noche anterior, me gusta limpiar al día siguiente.

Es como revivir un poco los momentos.

Anoche, jugamos con unas pulseras y espadas luminosas y miramos las estrellas en el cielo, que se veían grandes y brillantes.

SE PUEDE BRILLAR EN LA OSCURIDAD

De hecho, se ve mejor la luz.

Se brilla más.

Aceptando y amando nuestra oscuridad, podemos brillar aún más.

En estos primeros 25 días de mi experimento, mi plan, van saliendo a la superficie mi negatividad, los mecanismos que menos me gustan, las creencias negativas antiguas que ya no necesito.

Para poder sanar y poder soltar y dejar todo esto atrás, hace falta que salga afuera.

Si lo mantengo oculto, no puedo revisarlo y elegir con qué me quedo.

Acepto que los demás vean mi cara menos amable. Me doy permiso para mostrarme más vulnerable y más natural, así como estoy en ese momento.

Cuando me doy permiso para estar así como estoy, sentirme como me siento y ser yo misma, también les doy permiso a los demás para ser como son, sentirse como se sienten y estar como están.

Me doy permiso para brillar y les doy permiso para brillar a los demás.

En eso estoy hoy, en mi día 25.

Disfrutando de mi familia por unas horas y después, me voy para la playa.

¿Y ustedes?

xox

Claudia