DÍA 66

90.dias.dia.66

DÍA 66

LA MUERTE IMPRESCINDIBLE

Esta mañana, me dio por pensar de nuevo en el porqué de mi poca energía estos últimos días.

La verdad es que no soy capaz de encontrarle una razón exacta.

Supongo que contribuyen varios factores.

El vértigo del cambio venidero, el cambio que ya está sucediendo y…

la muerte imprescindible.

Caí en la cuenta de que si bien, he hablado de renacer, omití el hecho de que para poder renacer, hace falta morir antes.

De chica, le tenía terror a mojarme la cara y ni hablemos de sumergirme en el agua.

Ni siquiera soportaba que me salpicaran en una pileta.

Mi tía se burlaba de mi miedo y mi padre pretendía sacarme el miedo tirándome al mar.

Tal vez haya funcionado para otras personas, pero a mí sólo conseguía asustarme más, y un día me enfurecí y en medio de la gente que poblaba la playa en verano, me colgué de la malla de mi padre con todas mis fuerzas con la firme intención de bajársela.

Funcionó.

¡Jajaja!

Nunca más volvió a tratar de meterme en el agua por la fuerza.

Hasta el día de hoy, nos reímos recordando ese episodio.

Finalmente, aprendí a nadar a los 9 años, con un tío mío que era un amor con nosotros y con quien habré sentido la confianza necesaria para meterme incluso debajo del agua.

No me pregunten como,pero un tiempo después, me di cuenta de que ya no recordaba como zambullirme.

Siempre me gustó nadar, pero sigo sin poder meter la cabeza sin taparme la nariz.

Hace unos días, vi la foto de una amiga que estaba bajo el agua y su comentario al pie de la foto decía que se encontraba en el dulce útero del universo.

Algo hizo clic dentro mío.

Las palabras dulce y útero parecían contradecirse para mí.

Luego, dándole un baño a una nena, descubrí que le pasaba lo mismo que a mí: necesitaba taparse la cara con algo seco mientras yo le lavaban el pelo.

Supe que necesitaba volver a trabajar con el agua y con sumergirme.

Recordé a un terapeuta primal que se quedaba sumergido durante minutos usando un tubo para respirar.

Recordé también una etapa mía en la que sentí la necesidad de sumergirme en mi bañera hasta las orejas para experimentar ese sonido y esa sensación tan única del agua.

Yo, lo asocié sin duda alguna a una necesidad de volver a la vivencia del útero materno.

Volver al vientre materno suena bien por un lado, y por otro, sospecho que no fue un lugar donde me sentí totalmente segura.

Tal vez, más que volver a aquel útero de mi madre, mi necesidad sea la de volver a nacer de un útero simbólico. (por lo menos, es factible… : )

Y… ¿qué tiene que ver todo este tema del agua con el de morir y renacer?

Todo.

Dicen que el mareo en barco es el miedo a la muerte.

Las palabras mar y madre suenan igual en francés.

Nuestro origen parece ser el mar.

El agua es imprescindible para nuestra vida.

El agua cambia, transforma, crea, nutre y destruye.

Esto últimos días en los que siento mi energía floja sumados a este nuevo impulso de sanar mi relación con el agua me hacen decir que estoy experimentando

mi muerte imprescindible

para poder

renacer.

xox

Claudia

Anuncios

DÍA 60

90.dias.dia.60

DÍA 60

DEJAR QUE SOPLE EL VIENTO

Hoy me levanté con un ambiente gris en mi cabeza.

No particularmente de mal humor, más bien en un estado… así, un estado “tres puntitos”.

Ni siquiera diría suspensivo, que suena incluso más divertido.

Como si un huracán vago e indeciso me hubiese transportado lejos de mi órbita natural.

A veces, me pasa.

Anoche se fueron nuestros sobrinos y claro, sentí la ausencia de aquellos pelos parados recién levantados y esos ojitos a medio soñar.

Antes, solía luchar contra estos estados de ánimo.

Suelo levantarme de buen humor, así que cuando no es así, una parte de mí no está contenta y se queja.

Una parte mía, a la cual llamaremos Señorita Todolopuedo, pretende estar siempre bien, contenta, agradable, relajada, entusiasta, alerta, integrada, abierta, fabulosa, linda, sexy, servicial… y de buen humor.

Aja.

Bueno.

Por suerte, también reside en mi mente la Señorita Tranquilaquenopasanada.

A esta la adopté yo personalmente hace unos años.

Lo hice en otra tierra donde la adopción necesita menos burocracia.

Estoy muy satisfecha con mi elección.

Total que decidí relajarme en ese estado gris en el que me encontraba.

Advertí a mi pareja, para que supiera en qué planeta me encontraba hoy, ya que en este estado, puedo ser quejosa, negativa, fatalista incluso, y quería que supiera que no era nada serio.

Sólo es una nube pasajera.

Yo, me vestí las uñas de estrellas y dejé que soplara el viento.

Y sopló.

Y junto con las vías del tren que desaparecían detrás nuestro mientras viajábamos hacia la ciudad, se esfumó la nube, volvieron los colores a posarse sobre mis pestañas y mi humor cambió.

Agarrada de su mano, viajé con el corazón ligero de nuevo, sin mediar palabra para no estropear el silencio, que todo lo dijo por mí.

A veces, cuando estamos en un espacio incómodo, desagradable o simplemente gris, podemos probar elegir dejarlo ser y dejar que sople el viento en otra dirección.

Porque tarde o temprano…siempre termina por

soplar.

xox

Claudia

DÍA 57

90.dias.dia.57

DÍA 57

TOCADA POR LOS ANGELES

Hoy, mientras hacía Yoga en la galería, noté unos ojitos que me observaban detrás de las cortinas.

Además, parecía que cada vez que me movía, esos ojitos también lo hacían.

Cuchicheaban y se reían en voz baja.

Resulta que dos hermosas criaturas estaban siguiendo mi sesión desde el interior de la casa.

Al ratito, salieron e hicieron “la clase”como la llamaron ellas, de Yoga conmigo.

Se agarraban las piernitas dobladas, perdían el equilibrio, se caían, hablaban…fue una sesión fuera de serie.

No sólo siguieron toda la sesión, sino que además quisieron meditar conmigo.

Así que pasamos 20 minutos con las piernas cruzadas, entre silencio y música suave, Mantras y palmas.

Por muy chicas que sean ellas, por muy poco convencional que fuera la meditación, cantando OM y OM NAMAH SHIVAYA mientras marcábamos el ritmo con las manos, fue un momento poderosamente mágico.

Tuve el gusto de compartir mis sesiones siempre solitarias con dos invitadas de lujo, con la intención alegre de participar, de estirarse y de aprender junto a mí.

Un regalo divino que me trajeron los Angelitos hoy.

LA VIDA ME COLMA DE REGALOS MARAVILLOSOS

xox

Claudia

DÍA 56

90.dias.dia.56

DÍA 56

8 AÑOS

Hoy, escribo desde una casa lllena de gente.

Familia y amigos, grandes y chicos apararecen en cada rincón de la casa. 

Estamos festejando el cumpleaños de uno de mis sobrinos.

Cumple 8 años.

Lo que más recuerdo de mis 8 años es el viaje que hice con mi familia desde Paris hasta el sur de España.

Viajamos en un Renault 12 blanco, lleno con cada cosa necesaria para la ruta y el camping, sin faltar el grabador Hitachi con pilas para escuchar música en el trayecto.

Hoy, no es un viaje hacia ningún lado, sino simplemente el viaje que cada niño en casa hace con su imaginación, sus juegos y su alegría.

Es IMPRESCINDIBLE jugar, divertirse, usar la imaginación y el sentido del humor, reírse y tomarse la vida con ligereza.

Como lo hacen los chicos.

Con toda la sabiduría con la que venimos al mundo, podemos confiar en que ellos saben mucho.

Viajar en aquel auto era toda una aventura, como un juego.

Seguramente habremos pasado calor en el verano andaluz, me habré mareado y el camino se habrá hecho largo a ratos.

Sin embargo, lo que más recuerdo es la belleza de la Alhambra, el blanco inmaculado de las casas y el silencio a la hora de a siesta, el sabor refrescante del gazpacho, las playas y el verano pasado con mi familia.

Y la alegría.

Simplemente.

Hoy deseo que mi sobrino y que cada persona del planeta recuerde siempre el poder de la risa, la magia del juego y la alegría que de verdad es vivir.

VIVO CADA DÍA CON ALEGRÍA 

xox

Claudia

DÍA 40

 

 

 

 

90.dias.dia.40

DÍA 40

LA LUZ DE LAS ESTRELLAS

Hoy, después de 48 horas sin electricidad en casa, vuelvo a poder escribir. (No a publicar como me daría cuenta más tarde, porque internet no funcionaba)

Me relajé y dejé que sucediera lo que estaba sucediendo.

En vez de salir corriendo a buscar un lugar desde el cual conectarme y publicar, esperé y me concentré en mí y en avanzar con el trabajo que tenía para hacer.

La verdad es que es una sensación distinta la de estar con velas por la noche, sin heladera y su ruidoso motor, cuidando el agua y sin compu.

Siempre disfruté del reto de vivir en condiciones distintas a las de todos los días.

Cuando era chica, mis padres nos llevaban cada verano de acampada.

Nada de hoteles ni departamentos en la costa.

En el mes de verano que pasábamos juntos de vacaciones, (el otro, lo pasábamos en campamento de verano con chicos de nuestra edad) cambiábamos de vida totalmente.

No más cemento y edificios.

Cambiábamos nuestro ambiente de los alrededores de Paris por un campo verde que pertenecía a unos granjeros.

Ellos nos dejaban acampar en sus tierras y caminábamos varios kilómetros hasta llegar a la playa.

Las duchas eran con una palangana y una manguerita, el baño que había, era una cabina de madera con un asiento y un agujero, jajaja.

Cada cosa que se hace fácilmente y sin pensarlo en nuestras ciudades y casas, cobra otro sentido cuando los medios cambian.

Cuando me quedo sin estas comodidades, siento que mi vida se vuelve más simple.

Cada cosa que se hace lleva más cuidado, incluso tal vez más trabajo, entonces, se aprecia más y se hace con más atención.

Toda mi vida sentí un agradecimiento profundo por aquellas vacaciones que elegían mis viejos.

Nos enseñaron que nos las podemos arreglar de mil maneras, que se puede vivir de otras formas, que la ciudad y las comodidades modernas no lo son todo, que no hace falta un tele para divertirse y entretenerse, y mucho más.

ME RELAJO Y FLUYO CON EL PROCESO DE LA VIDA

Total que decidí relajarme, concentrarme en mí y en mi proceso, pasar tiempo con mi niña que me pidió pintarse.

El resultado lo tienen acá debajo.

make.up

(Si le permiten a su niña interior pintarse, asegúrense de contar con bastante tiempo para sacarse el maquillaje…)

Disfruté de la casa sin compu, sin heladera y con la hermosa luz de las velas y las estrellas por las noches.

Acá donde vivo, se ven miles de estrellas cada noche.

¿Qué más se puede pedir?

Xox

Claudia

DIA 26

 

 

90.dias.dia.26

DIA 26

ESTA TODO BIEN…SEA LO QUE SEA

Hoy empece mi dia haciendo Yoga y meditando en la playa, con la visita de los perros, la brisa, el sol en la cara y arena pegada entre los dedos.

UNA MARAVILLA

Pense en la idea del desapego y de disfrutar cada momento sin tratar de aferrarme a los que considero como buenos.

LLegue a la costa anoche, despues de un viaje largo.

Despues de salir de la terminal de micros y parar para que suban pasajeros en distintas ciudades de Buenos Aires, nos quedamos parados sin aire acondicionado, con un calor abrazador afuera.

Dos horas mas tarde, llego el otro coche que nos mandaron para terminar el viaje.

Me encanto confirmar que la gran mayoria de las personas son comprensivas, pacientes y bondadosas.

Todos los pasajeros entendieron que habia un problema tecnico y que podiamos esperar tranquilamente.

Tuve que cumplir mi promesa (muy sacrificada, jaja) de tomar unos mates con los conductores, y asi pasaron las dos ultimas horas de mi viaje hacia el mar.

Sentada al frente del  micro, entre dos caballeros, conversando de la vida, del pais, de comer sano…una de las cosas que mas me gustan de los viajes son justamente los encuentros que se crean por el camino.

Compartimos un momento en la vida, intercambiamos impresiones, pareceres, pedacitos de quienes somos, y seguimos cada uno por nuestra senda.

DOY GRACIAS POR LAS BENDICIONES EN MI CAMINO

Asi que en este dia 26, estoy disfrutando de un licuado con mis primos, al lado de la playa, dando gracias por cada cosa que viene hacia mi.

Disfrutando sin aferrarme, sabiendo que todo lo que me toca vivir siempre es bueno de todas formas.

Siempre.

xox

Claudia

DÍA 25

 

 

 

90.dias.dia.25

DÍA 25

BRILLO

¡Feliz Navidad!

Hoy amanecí entre las voces de chiquitos, flan casero por desayuno y caballos pidiendo comida.

La casa está hecha un hermoso desorden.

Me gusta lo que queda de la fiesta de la noche anterior, me gusta limpiar al día siguiente.

Es como revivir un poco los momentos.

Anoche, jugamos con unas pulseras y espadas luminosas y miramos las estrellas en el cielo, que se veían grandes y brillantes.

SE PUEDE BRILLAR EN LA OSCURIDAD

De hecho, se ve mejor la luz.

Se brilla más.

Aceptando y amando nuestra oscuridad, podemos brillar aún más.

En estos primeros 25 días de mi experimento, mi plan, van saliendo a la superficie mi negatividad, los mecanismos que menos me gustan, las creencias negativas antiguas que ya no necesito.

Para poder sanar y poder soltar y dejar todo esto atrás, hace falta que salga afuera.

Si lo mantengo oculto, no puedo revisarlo y elegir con qué me quedo.

Acepto que los demás vean mi cara menos amable. Me doy permiso para mostrarme más vulnerable y más natural, así como estoy en ese momento.

Cuando me doy permiso para estar así como estoy, sentirme como me siento y ser yo misma, también les doy permiso a los demás para ser como son, sentirse como se sienten y estar como están.

Me doy permiso para brillar y les doy permiso para brillar a los demás.

En eso estoy hoy, en mi día 25.

Disfrutando de mi familia por unas horas y después, me voy para la playa.

¿Y ustedes?

xox

Claudia