DÍA 57

90.dias.dia.57

DÍA 57

TOCADA POR LOS ANGELES

Hoy, mientras hacía Yoga en la galería, noté unos ojitos que me observaban detrás de las cortinas.

Además, parecía que cada vez que me movía, esos ojitos también lo hacían.

Cuchicheaban y se reían en voz baja.

Resulta que dos hermosas criaturas estaban siguiendo mi sesión desde el interior de la casa.

Al ratito, salieron e hicieron “la clase”como la llamaron ellas, de Yoga conmigo.

Se agarraban las piernitas dobladas, perdían el equilibrio, se caían, hablaban…fue una sesión fuera de serie.

No sólo siguieron toda la sesión, sino que además quisieron meditar conmigo.

Así que pasamos 20 minutos con las piernas cruzadas, entre silencio y música suave, Mantras y palmas.

Por muy chicas que sean ellas, por muy poco convencional que fuera la meditación, cantando OM y OM NAMAH SHIVAYA mientras marcábamos el ritmo con las manos, fue un momento poderosamente mágico.

Tuve el gusto de compartir mis sesiones siempre solitarias con dos invitadas de lujo, con la intención alegre de participar, de estirarse y de aprender junto a mí.

Un regalo divino que me trajeron los Angelitos hoy.

LA VIDA ME COLMA DE REGALOS MARAVILLOSOS

xox

Claudia

DÍA 22

 

 

90.dias.dia.22

DÍA 22

EL CAMINO DEL MEDIO

Anoche salí y volví a casa cuando ya era de día.

Me levanté tardisimo y hoy es un delicioso día de fiaca. Al menos por unas horas.

Después, ya veremos que hay que hacer.

Voy atrasada con mi trabajo con el libro de Louise Hay, así que voy a tener que ponerme las pilas.

Está bien, cada día lo hago mejor y me gusta más cumplir con mi programa.

Sigo, creo, en el punto decisivo donde ir para adelante o estancarme, y de ninguna manera me voy a estancar, así que confío en que sigo pisando fuerte y que cada día es más fácil hacerlo.

Divertirme es una de las cosas que necesito hacer más en mi vida y anoche fue parte del programa, ¡jaja!

Y sí, también hay que cuidar nuestra diversión y disfrute de los lados más livianos de la vida.

ME TOMO EL TIEMPO DE DISFRUTAR Y DIVERTIRME

Juntarme con amigos del barrio a escuchar música, bailar, cantar y tocar unas percusiones, terminar tomando unos mates en casa de unos de ellos mientras me muestra sus esculturas, su parque, los instrumentso que fabrica con sus propias manos… no tiene precio.

Además de hacer Yoga, meditar y cantar Mantras y demás prácticas, hacen falta otras cosas para nutrir el alma. Las amistades, el descubrir el mundo de otros, el arte en general, el compartir, son algunas cosas de las que me nutren a mí.

Hay que cuidar esa parte también.

¡Aunque al día siguiente arrastre las ojotas por haber trasnochado!

Por algo será que en las religiones, parece siempre haber un día indicado para el descanso, un día para nutrir el alma de una forma amena y relajada.

Estoy terminando de leer un libro sobre Siddharta, el Buda y habla del Camino del Medio.

Idea que estoy meditando profundamente para encontrar mi propio equilibrio entre la disciplina y el relajamiento, la acción y la reflexión, el mundo material y mi mente.

Estoy experimentando para poder seguir viaje por el camino del medio.

¿Y vos? ¿En qué andas en este día 22?

xox

Claudia