DÍA 87

90.dias.dia.87

DÍA 87

AMEMOS ESTE MUNDO

Hoy, mientras volvía para mi casa, pensaba en esto de creernos mejores o condenar a otros por considerar que vivimos de una manera mejor o más elevada.

Bastantes veces, he visto y oído condenas y separaciones establecidas por preferencias, por estilos de vida, por partidismos.

Muchas veces he leído “yo soy mejor que vos” escondido detrás de adjetivos descalificadores.

Puede suceder entre nacionalidades distintas, fanáticos de equipos de fútbol, vegetarianos, veganos y carnívoros, activistas de la crianza con apego y sin él…puede manifestarse en cuanto tema uno toque.

Lo que veo, muy seguido es un intercambio estéril de opiniones apasionadas. Un monólogo a dos voces simplista y donde el interés por entender al otro es inexistente.

Cada vez que soy testigo de esto, o incluso, que participo, me pregunto:

“¿Qué parte mía necesita relajarse y saber que no es mejor que otros por sentir como siente y por creer lo que cree?”

Esta pregunta me ahorra entrar en conversaciones desnutridas y terminar sintiéndome vacía.

Ayer, mientras pasaba delante de una carnicería, vi de nuevo la pintada que dejaron en sus puertas:

“Asesinos. Go vegan”

Me parece genial el no consumir animales que son tratados como meras cosas para servirnos a nosotros, los humanos.

Creo que si todos dejáramos de comer carne, muchas cosas en el mundo cambiarían, entre ellas, la supuesta falta de alimentos para ciertas zonas del planeta.

Supuesta, porque la realidad es que tenemos comida de sobra.

No hace falta más comida. Hace falta más amor.

Más amor por nosotros mismos, por el otro, por nuestro mundo.

En mi opinión, las personas que más contribuyen a la paz no son aquellas que luchan por la paz.

Son aquellas que viven en paz.

No suelen ser los que más ruido hacen, sino los que, desde su lugar en el mundo, respiran paz para sí mismos y su alrededor.

Vivir en paz significa aceptar, comprender y tener compasión.

No creo que signifique querer modificar o cambiar todo a nuestro alrededor.

Los que comprenden lo que es la paz, la llevan dentro y no pretenden que otros lo hagan.

Simplemente, lo hacen.

Yo no soy mejor ni peor si como carne o no, si reciclo o no, si me desplazo en bicicleta o no.

No hay diferencia entre vos y yo.

Somos lo mismo y parte de una misma cosa.

Expresamos distintas facetas de la misma persona.

ACEPTO Y AMO ESTE MUNDO TAL COMO ES

Hay muchas cosas que muchos de nosotros sabemos pueden ayudar a cambiar este mundo para bien.

Sin embargo, la más importante es

aceptar y

amarlo tal como es.

xox

Claudia

DÍA 85

90.dias.dia.85

DÍA 85

SUFICIENTE

Quedan cinco días para terminar mi programa.

Parece mentira.

Parece que empecé ayer.

Parece que recién estoy empezando. Lo cual, me gusta.

Significa que seguiré por este camino que me propuse y que funciona.

Cinco días y habrán sido noventa.

Mi idea de los 90 DÍAS, era, por un lado cambiar y sanar mi vida.

Por otro lado, ser mi propio experimento para confirmar lo que mejor funciona a la hora de querer crearnos la vida que deseamos o simplemente sanar la que ya vivimos.

Creo, efectivamente, que hay ciertas cosas que podemos hacer regularmente en nuestra vida para mejorarla, vivirla más felices y sanar.

La mayoría de nosotros conoce estas cosas, y sin embargo, no las ponemos en práctica.

¿Por qué?

Tal vez hayamos aprendido que no somos capaces de conseguir todo eso que queremos.
Entonces, ¿Para qué intentarlo?

Puede que sintamos que no merecemos nuestro propio tiempo y dedicación. Así que nos saboteamos y saboteamos cualquier esfuerzo por ocuparnos en serio de nosotros mismos y de nuestros anhelos.

Otra posibilidad es que no sepamos siquiera que tenemos un enorme potencial y que podemos usarlo para vivir una vida más plena.

Gran parte de mi trabajo es justamente el de ayudar a las personas a conectar con su potencial, son sus deseos y con su fuente inagotable de amor.

Aprendiendo a darnos ese amor a nosotros mismos, vamos descubriendo que podemos vivir la vida que deseamos, que somos capaces y podemos darnos cuenta y sentir que nos merecemos todo nuestro tiempo, nuestra atención y nuestro esfuerzo por vivir mejor.

¿Qué creencia limitadora podrías soltar hoy?

Podría ser “yo no puedo …” o “no soy lo suficientemente/soy demasiado … ”

Estas se pueden reemplazar por otras que abren posibilidades en vez de condenarnos.

YO PUEDO

SOY SUFICIENTE, TENGO SUFICIENTE, HAGO SUFICIENTE

MEREZCO VIVIR UNA VIDA PLENA Y SER FELIZ

Yo, para mi día 85, elijo repetirme la segunda

SOY SUFICIENTE, TENGO SUFICIENTE, HAGO SUFICIENTE

xox

Claudia

90.dias.dia.77

DÍA 77

SALIENDO DE MI ZONA DE CONFORT+ EXPANDIENDO MI UNIVERSO

Son las 5:43 del domingo 16 de febrero.

Anoche, sólo subí la foto correspondiente a lo que pensaba contarles ahora.

Tenía el cuerpo algo triste y quería escribirles desde mi corazón liviano.

Ayer fue un día raro en el que me dediqué a buscar a Frida, a editar el video del que les voy a hablar y a descansar después de horas de caminata pegando carteles y hablando con vecinos.

Tanto ayer como hoy, me desperté sin la ayuda de mi alarma.

¡Me encanta!

Aunque hoy, mi angelito despertador se pasó un poco al desvelarme a las 4h…

Hace un año y medio, conocí a una fantástica maestra del mundo del marketing moderno en este planeta virtual que no tiene límites.

Cuando digo “Marketing moderno”, me refiero a una manera de promocionar, dar alas a nuestros emprendimientos y negocios con un propósito mayor que el de sólo ganar dinero.

El material de esta mujer es excelente y aprendí muchísimo con todos los recursos gratuitos que ofrece online.

Cada año, ofrece un curso de varias semanas y la posibilidad de hacerlo con una beca.

Para participar en este concurso, hay que hacer un video.

Yo soy actriz y sin embargo, me cuesta mucho crear algo como un trabajo corto cuando sé que va a ser juzgado entre otros tantos.

Me cuesta la idea de competir con otras personas de esta manera.

Se puede mirar desde otra perspectiva y pensar que no es una competición con nadie, sino simplemente una forma de participar en algo que, al fin y al cabo, puede ser divertido.

Y así terminó siendo para mí.

En el video, tenía que hablar de mí, de lo que hago y de la razón de ser detrás de lo que hago.

Todo esto en 90 segundos.

Empecé a hablar para la cámara y habré contado lo que hago una veintena de veces.

Al principio, me sentí torpe, incómoda y casi ridícula, lo cual es muy raro en mí, pero poco a poco, me di cuenta de que estaba disfrutándolo.

En cuanto solté la presión de “hacerlo bien” y simplemente me entregué a lo que estaba haciendo, me lo pasé bien.

Olvidé la finalidad y me concentré en el momento.

¡Qué maravilla!

ME MANTENGO EL EL PRESENTE Y DISFRUTO DE LA VIDA

Centrarse en el presente en vez de volver al pasado o viajar al futuro.

No sé si ganaré una de las becas.

Qué sea lo que tenga que ser.

Lo fantástico es que salí de mi zona de confort.

Hice algo que me incomodaba y al hacerlo:

Agrandé la imagen que tengo de mí misma. 

Tomé más consciencia de lo que soy capaz de hacer.

Alimenté mi autoestima.

Me sentí orgullosa de mí.

Me divertí.

Expandí mi universo.

Parece que de verdad, vale el pequeño (o gran) esfuerzo que supone enfrentarse a algo nuevo que nos asusta. 

Animémonos más seguido a sentirnos incómodos.

Estaría buenísimo ganar además de todo esto.

Aunque yo, ya gané.

¡Que me quiten lo bailado!

xox

Claudia

DÍA 75

90.dias.dia.75

DÍA 75

SEÑOR P.R.J

Hoy, me desperté a las 5:45 y vencí las ganas de quedarme en la cama.

Mi alarma estaba puesta para las 6:00, así que fue fantástico despertarme sin su ayuda.

Rumi decía “La brisa de la madrugada tiene secretos que contarte. No vuelvas a dormir.” 

Y, a esas horas de la mañana, antes de que se hiciera la luz, mientras todos dormían en mi casa…oí su voz.

No.

No la de Rumi.

Oí la voz del señor PRJ.

Yo siempre fui consciente de que estaba ahí.

Su voz.

Y esto es justamente lo que sucede al levantarnos temprano, cuando todavía reina el silencio…entonces, escuchamos nuestras mil voces y escuchamos nuestros secretos, que en realidad, no suelen serlo.

Me levanté, me lavé la cara, los dientes, fui al baño, me preparé un té, preparé mis cosas para trabajar con mi sombra y de repente, algo me para.

Siempre me sedujo la idea de levantarme muy temprano y nunca logré hacerlo durante largos períodos de tiempo.

Según muchas de las personas de las cuales aprendo, mencionan lo especial que es este momento del día para conectarnos con nosotros mismos y con lo divino.

Ahora, quiero forzarme y adquirir el compromiso de levantarme temprano para acceder a más de mí misma.

Eso sucedió esta mañana.

Mientras me preparaba para trabajar conmigo misma, contenta de haberme levantado temprano, oí claramente la voz de mi pequeño y retorcido juez interior.

El señor PRJ.

Ese que me critica, me juzga, me condena y además, se burla de mí.

Ahí estaba el muy perverso, levantado conmigo a esa hora mágica.

Mierda.

¡Buenísimo!

Mierda y buenísimo, porque sé que tengo que saber que están para poder cambiar el mecanismo.

En realidad, no escuché más que una palabra, el resto fue una sensación incómoda.

Parecía que me movía como si no fuera mi casa.

Me sentía torpe.

Está bien que estaba cansada, pero había algo más.

Trucho.

Me dijo que lo que hacía era trucho.

(En Argentina trucho significa algo falso, engañoso o de muy poca calidad.)

Lo que no me extrañó fue descubrir que el señor este es argentino, jajaja.

Pero que madrugara tanto para molestarme…¡qué cara!

Jeje.

Total que me doy cuenta, en cuanto identifico la sensación y oigo la palabra, que incluso cuando logro hacer algo que quiero, una parte de mí sigue descalificándome.

¡Ja!

Mirá vos.

Entonces, entiendo porque me cuesta tanto esforzarme para hacer aquellas cosas que necesitan un poco de empuje.

Que las haga o no, no parece hacer ninguna diferencia en mi sistema interno de crítica y juicio.

Que las haga o no, él está ahí para darme con un caño.

De ahí el hecho de que prefiera quedarme en la cama, porque si de todas formas me voy a criticar, por lo menos que sea por haber disfrutado de estar cómoda y calentita, ¿no?

Bueno…¿qué más puedo pedir?

Me pongo a trabajar con mis sombras y se presenta este caballero a primera hora hoy.

¡Qué subconsciente tan formal!

Hoy, les pido me ayuden a darle la bienvenida al señor PJR.

¡Ah!

Y ya habrán notado el cambio de look.

Puede que siga hasta que encuentre un formato práctico y atractivo.

CADA DÍA SOY UN POCO MÁS YO MISMA Y ES MARAVILLOSO

xox

Claudia

DÍA 71

90.dias.dia.71
DÍA 71

DESPUÉS DE LA TORMENTA

Varios días de enojo, rabia, frustración expresadas y liberadas y me siento como nueva.

Aceptar y expresar mi enojo no es fácil para mí, de hecho es algo que todavía estoy aprendiendo a hacer.

Vale la pena hacerlo.

Expresar lo que nos pesa nos abre las puertas a poder soltar.

Lo que miramos abiertamente y nombramos es lo que podemos dejar atrás, en nuestro pasado.

Es probable que a las personas que viven cerca nuestro no les encante la idea de que expresemos nuestras emociones más negativas.

¡Jajaja!

Puede que durante unos días, no seamos la persona más divertida… pero al cabo del tiempo que necesitemos para procesar nuestras emociones,nos espera la alegría.

Lo que nos espera después de la tormenta es una hermoso día cálido y soleado.

Nos espera la libertad.

Hoy, llegué a este momento después de mi propia tormenta en la que saqué todo el veneno, la negatividad, el resentimiento que ya no necesito ni quiero llevar conmigo.

Hoy concluyo mi día con una meditación para perdonar y soltar.

PERDONO Y SOY PERDONADA. SOY LIBRE.

Es perfecto.

Soltar, perdonar y seguir adelante con mi vida más liviana y con energías renovadas.

No hay nada que temer cuando nos enfrentamos a lo que nos enoja o nos asusta.

Tenemos todo el derecho de expresar todas nuestras emociones, incluso aquellas que puedan incomodar a otras personas.

Podemos hacer esto de forma positiva, sin hacer daño a nadie ni lastimarnos nosotros.

Podemos escribir, gritar, correr, cantar, dar golpes en almohadones…hay mil maneras inofensivas y eficaces para atravesar la tormenta.

¿Cuál es la tuya?

¿Cómo atravesás las tormentas para salir de ellas

más feliz?

xox

Claudia

DÍA 68

90.dias.dia.68

DÍA 68

ATRAVESANDO LA OSCURIDAD

El hecho de que se corte la luz casi cada noche últimamente es increíblemente simbólico para mí en este momento.

Siento que estoy adentrándome en la oscuridad que estoy trabajando para sanar, de la cual quiero desesperadamente salir.

Sin embargo, parece que cuando más quiero salir, más me hundo en ella.

Estoy parada en arenas movedizas, y lo mejor que puedo hacer es relajarme

Soy y no soy dueña de mi.

Soy y no soy yo.

Me busco y no consigo encontrarme.

Tal vez porque estoy muriendo, y mientras muero, no puedo encontrar a la personas que fui porque ya no existe.

Sospecho que necesito soltar aún más.

Rendirme.

No como si hubiese perdido, sino como quien deja de luchar inútilmente.

Rendirme, dejar de pelear.

Porque ni siquiera sé porqué lucho tanto ni contra qué.

Lo que sí sé es que no me hace bien.

No consigo nada con esa lucha inútil.

No consigo nada gastando mis energías en empujar contra un pared levantada por mis propios fantasmas.

Así como falta la luz esta noche, mientras escribo, siento que estoy atravesando mi noche oscura del alma, y deseo de todo corazón, volver a salir a la luz en algún momento.

(Si puede ser prontito, mejor ; )

xox

Claudia

DÍA 67

90.dias.dia.67

DÍA 67

¿SENSIBLE? ¡FELICITACIONES!

Durante mucho tiempo, creí que yo era una persona demasiado sensible.

Durante mucho tiempo, deseé serlo menos y volverme más dura.

Por suerte, nunca lo conseguí, porque un buen día, comprendí que mi sensibilidad era un tesoro.

AMO MI SENSIBILIDAD Y LA CUIDO AMOROSAMENTE

Hace un par de días, una amiga me contó que vio, en la calle, como un joven se inclinaba llorando sobre un cuerpo tendido encima de un charco de sangre.

Se sintió profundamente conmovida y le quedó grabada la triste imagen de la cual había sido testigo.

Personalmente, me pareció una reacción sana.

A mi forma de verlo, indica que funciona bien lo que yo llamo nuestro barómetro natural.

Este barómetro natural nos indica, a través de nuestras emociones y de nuestro cuerpo, lo que es amoroso y acorde a nuestra verdadera naturaleza y lo que no.

A menos que una persona sea psicópata, es naturalmente sensible y sentirá empatía al ser testigo del dolor de otro ser vivo.

Yo creo que somos naturalmente amorosos, compasivos y bondadosos.

Todavía tengo el recuerdo y la sensación física de la única vez que le pegué fuerte a mi hermano. Puedo volver a sentir mis puños cerrados dando golpes sobre su espalda y sentir como retumbaba.

No sé cuántas veces hice rebotar mis puñitos sobre sus huesos, y menos el porqué, pero recuerdo claramente el horror que me produjo.

Sentí y supe instantáneamente que aquel gesto era horrible.

Me impresionó tanto la mala sensación que tuve, que no volví a pegarle.

También recuerdo el día que le tiré un zueco de madera por la cabeza a mi hermana.

Esa vez, en cambio, sentí gran satisfacción por mi venganza. Se largó a llorar ella y yo sentí que había podido defenderme.

Tampoco soy una santa…¡jaja!

Hace años que ya no me expongo a los noticieros de la televisión, y tampoco miro películas de terror o con violencia gratuita.

Hieren mi sensibilidad y me quedan imágenes grabadas que no quiero tener dando vueltas en mi mente.

¿Es realmente necesario ser testigos cada día de cómo seres humanos matan a otros?

¿En qué ayudo mirando y sufriendo?

¿Eso es estar informada?

Para mí no.

Cuando me entero de cosas duras que suceden, (y créanme que me entero aunque no mire el telediario…)  mando luz y amor a las personas involucradas y a la situación.

Me niego a exponerme a una dosis de dolor innecesaria a diario.

Descubrí, hace un tiempo, que mi sensibilidad es uno de mis dones más preciosos, y como tal, la cuido con todo mi ser.

Así que, si pensás que sos demasiado sensible o te conmueven cosas pequeñas o grandes, si sentís que tenés la sensibilidad a flor de piel o sabés que tu sensibilidad necesita ser protegida,

te felicito

y te invito a cuidar de esta parte tuya como el gran tesoro que es.

xox

Claudia