Día 73 Los días raros

Hay días que son… raros. Hay una energía… rara.

Leeeennnnntaaaa…

Chicloooooosaaaaa… casi pegajosa… como que te tira para atrás… o tal vez tira hacia la cama…ojalá pudiera quedarme en la cama.

Hoy hubiese sido un día para quedarme en la cama.

Yo: cansada. El día: frío. Cama: cómoda y calentita.

Tal vez en un par de años pueda decidir algún día quedarme pegada a la cama?

Por ahora, no es una opción de más de unos minutos, entre libros, juguetes, brazos y codos que quieren pasarme por encima…tetas aplastadas, tirones de pelo…no exactamente la imagen placentera de lo que significa quedarse haciendo fiaca en la cama.

Así que, cómo sobrevivir a los días raros?

Estando.

Habitando ese día raro, momento a momento, de la mejor manera que podemos.

No cocinar fue una linda opción para hoy, después de pasarme tres días preparando el catering para un cumple.

Hacer poco más que estar con mi hijo y conmigo misma, cuando pude estar sola.

Sin exigirme ser productiva un día que sé que no voy a poder. Dejar cosas para mañana si hace falta, como escribir este post. Que, en verdad no quise dejar, pero me venció el sueño mientras acompañaba a mi hijo en el suyo. Me desperté a la 1:30, con lentes de contacto aún en los ojos… el glamour de la maternidad no tiene límites, ni el sentido del humor.

Hoy, tengo un día raro.

Y bueh…pasará y habrá días pilas, días extraordinarios, días divertidos, días largos, días productivos, días muy felices, días acelerados, días de todos los colores…y algún que otro día raro.

Claudia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s