Día 40 Locas?

Hoy fui a la plaza.

LA plaza.

En Buenos Aires, toda gran celebración o movilización, protesta y demonstración, tiene lugar en la plaza de Mayo.

Esta plaza se volvió famosa en el mundo por ser el lugar donde unas madres se pusieron a dar vueltas alrededor del principal monumento que hay en el centro.

Ellas fueron a la plaza, donde se encuentra la casa de gobierno, a pedir que los militares dictadores al poder en aquel entonces, les dijeran dónde estaban sus hijxs.

Un policía se les acercó y les ordenó que circularan. Ellas circularon… en círculo, justamente.

Así empezaron las rondas de las Madres de Plaza de Mayo, también llamadas locas. Locas? Por enfrentarse al poder terrorista y genocida? Locas por arriesgar sus propias vidas? Aunque en aquel momento, existir constituía en sí un riesgo.

Estas madres decidieron usar en sus cabezas los pañales de sus hijos, que no eran otra cosa que unos lienzos blancos.

El símbolo por excelencia de la lucha incansable por la verdad, la justicia y la memoria.

Hoy, ante un fallo (nunca mejor llamado) de la corte suprema, que podría dejar en libertad a la enorme mayoría de los genocidas en libertad, fuimos cientxs de miles a LA plaza.

Nos juntamos muchísimas y muchísimos a alzar nuestra voz y poner el cuerpo para decir que ni la memoria ni la justicia, por la cual un montón de personas trabajaron duramente, ninguna de esas cosas se pueden tocar.

Sirvió? No sirvió? No lo sé ni se sabrá. Como todo.

Los intereses políticos y económicos suelen ser oscuros y desconocidos por la mayoría de nosotrxs.

Sin embargo, nadie nos quita lo luchado. Nadie nos quita la unión. Nadie nos quita la certeza de que hay muchas personas despiertas que se niegan a dormirse y mirar hacia otro lado cuando nos tocan a todxs.

El Nunca Más sigue vigente y goza de buena salud.

Digan lo que digan lxs escépticxs e incluso lxs simpatizantes de la dictadura que desapareció a 30000 personas, torturó, asesinó, encarceló, violó, robó y se apropió de bebés y de su identidad.

Genocidas que siguen defendiendo lo que hicieron y que hasta hoy en día guardan en secreto el destino de nuestrxs desaparecidxs.

Lo indefendible lo es siempre y para siempre. Lo inhumano no prescribe.

Hoy, LA plaza rebozó de firmeza y de amor.

Porque a pesar del dolor, de las burlas, de lxs escépticxs que prefieren mirar hacia otro lado y repetir sin reflexionar “algo habrán hecho”, porque les debe dar demasiado miedo sentir el dolor en sus propios cuerpos, a pesar de todo; la lucha y el trabajo de Las Madres siempre fue y sigue siendo un ejemplo de entereza, de ética y de amor.

Eso fue justamente lo que vibró hoy entre lxs cientxs de miles unidxs a ellas.

Si eso es ser loca, entonces quiero serlo ya y por siempre.

Gracias Madres.

Gracias… locas.

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s