Día 25 – Perfectamente imperfecta

90días.III.Día.25

Desde que volví a menstruar, dos años después de haber quedado embarazada, aprendí algo nuevo: las madres necesitamos ayuda extra cuando estamos en el momento pre menstrual del ciclo. Bah…las madres necesitamos ayuda extra o nuestrxs hijxs necesitan personas extras cerca que puedan conternerlxs para que sus madres no exploten.

Esto, lo digo solo basándome en mí misma, o sea que no es absolutamente ninguna conclusión científica. Ni siquiera pregunté por mi tribu, pero apuesto a que no soy la única a la que le pasa.

Ojo: creo que el mal humor y la poca paciencia pre menstrual tienen que ver con temas que estamos trabajando, emociones no expresadas, deseos tal vez, no satisfechos. No creo que sea una verdad universal esto de que las mujeres pre menstruales estamos de mal humor. Creo que estamos de mal humor por un montón de razones no naturales. Seguramente sí sea un momento de más introspección y de necesitar replegarnos más.

Total que anoche menstrué, en fecha, porque mi ciclo es muy regular. Ayer ya había amanecido de mejor humor. Algo había aflojado. Luego bajó mi sangre. Mi alivio se incrementó. Me da alegría menstruar. Me siento bien.

La semana pasada, que fue bastante oscura para mí, sabía en qué momento de mi ciclo estaba y pensé que, seguramente aflojarían las sensaciones molestas en pocos días.

Aún así, todo tiene un propósito, creo yo.

El mal humor me muestra lo que me molesta y en esos momentos veo claramente las cosas que deseo cambiar en mi vida diaria, en mis hábitos y costumbres e incluso, las personas que me hacen bien y las que no.

Con todo ese mal humor y toda la impaciencia del planeta, sentí también que me estaba aceptando más, que mi exigencia está de verdad aflojando y que ya no pretendo cambiar todo TODO en cinco minutos.

La perfeccionista que fui está muriendo.

Voy cada día, feliz, a su entierro, o mejor dicho, cada día soy testigo de como se va gestando una yo más amable, más amorosa y acorde a mi esencia.

Me estoy despidiendo de la tremenda auto-exigencia para darle la bienvenida a esta persona completa con sus imperfecciones, que naturalmente soy.

Cometo errores cada día. Hago lo mejor que puedo en cada momento, sintiéndome bien conmigo misma como prioridad número uno.

Me aprecio más por todo eso que sí hago cada día, sabiendo que lo que no está en armonía con mis valores personales, caerá por su propio peso mientras yo siga en este camino de quererme cada día un poco más. 

Claudia

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s