Día 6 – Mi largo viaje

90.días.III.Día.6.small

Este curso y estos 90 Días son todo un recorrido.

Esto está siendo un desafío.

Me gusta.

Me incomoda.

Miro mi cuerpo, miro mi casa, miro mis finanzas, miro mi cuota de placer diario…y parece que tengo que volver a inventar mi vida entera.
Flor de laburo.
Sin embargo; qué opción tengo?
Si lo mío es cambiar y de eso se trata, entonces, habrá que hacer los cambios, aunque sean muchos. Aunque representen un desafío. Aunque tenga que cambiar de hábitos por completo.

Aunque tenga que aprender a vivir de nuevo.

Porque esa es mi sensación. Estoy haciendo un curso en el que estoy aprendiendo a vivir de nuevo.

Como si recién hubiese aterrizado en este planeta y estuviera aprendiendo cómo funcionan acá las cosas.

Hola!

Soy nueva acá.

Hola! Bienvenida. Acá tenés el cursito para aprender a manejarte por estos pagos. 

Estaría bueno aprender este tipo de cosas de chiquitas, no?

Nunca es tarde, por suerte. 

Empecé por lo más accesible: mi cuerpo.
Tengo las uñas cuidadas y pintadas las de los pies, llevo el pelo más peinado y me tomo el tiempo de ponerme las cremas y aceites que me gustan.

Realmente, para mí y mi ansiedad, se trata, muchas veces, de tomarme el tiempo.
Tomar el tiempo de ocuparme de mí.
No es tan complicado.

Un cambio a la vez.
Crear nuevos hábitos que me hagan mejor que los que vengo teniendo.

Un paso y luego otro.

También saqué citas para ponerme al día con cuestiones del cuerpo.

Estoy yendo a terapia, que por cierto, todavía no les conté, hago yoga y medito.

Parece un montón, pero son pequeños cambios diarios.

Me dejo guiar por el curso.

Eso ayuda un montón: dejarme llevar y ocuparme de hacer lo que dice.

Mañana arranco con la limpieza profunda de la casa.

Primero: sacar.
Deshacerme de lo que no usamos, de lo que no nos sirve, de lo roto que no voy a arreglar y de lo superfluo.

Vamos a hacer lugar para que entre lo nuevo.

Cuando era chica, pensaba que llegaría un momento en mi vida en que todo sería estático.

Creía que en la vida se llegaba a algún lugar.

Ahora sé que no.

Nunca se llega.

Esto es un viaje que no termina.

Como bien dijo Lao-Tse:

Un viaje de mil millas empieza con un solo paso.

Daré los pasos necesarios para que mi largo viaje siga siendo apasionante y feliz.

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s