Día 65 Las 2

No pude desayunar hasta las 2 de la tarde.

Hace dos días que no me ducho.

No puedo hacer nada.

Sí.
Sí.
Sí.
Es así.

El nacimiento de un bebé es seguido de un tiempo intenso de adaptación.

De repente, todos nuestros movimientos dependen de este adorable ser.

Es raro que un bebé acceda a quedarse acostadx y solx durante mucho tiempo, porque es contra natura.

Tuve la enorme bendición de ver a mi hermana y a una amiga íntima pasar por esta transformación de sus vidas.
Si bien, no hubiese podido comprender su sentir, sí observé que convertirse en madre, en nuestra sociedad, es algo durísimo.

Por suerte, yo me esperaba esa experiencia intensa, difícil, sin dormir,…el no dormir me aterraba particularmente.
Me esperaba una experiencia tan dura, que me fue más fácil de lo que creía.
El cuidado de mi bebé fue instintivo, intuitivo y simple. Era de una tremenda simpleza lo que yo tenía que hacer.
Básicamente: dar teta y tener en brazos/ encima de mi pecho.
Simplísimo.
Intenso.
Pero simple.

Me sorprende observar a otras mujeres-madres que llegan a la maternidad sin tener la menor idea de donde se están metiendo.
Bah…ninguna tenemos idea, pero algunas un poquito más que otras.
Más allá de tener idea, hay una entrega.
Dejarnos llevar por la experiencia y las hormonas es imprescindible para vivir esta etapa plenamente y conectadas con nuestrx bebé.

Eso y una buena organización, para no terminar desayunando recién a las 2 de la tarde.

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s