Día 57 …y esos cambios?

Hoy ya tenía la idea para escribir cuando me di cuenta que a esta altura, estaría bueno contarles cómo voy con los cambios en mi vida.

Un tema más en la lista de espera; hoy, se habla de cambios positivos.

Primer GRAN cambio: el hecho de escribir acá cada día.

Importantísimo, ya que llevaba tres años sin poder escribir.

Me faltan algunas horas de sueño, pero lo vale. El esfuerzo de escribir cada día me vuelve a conectar con mi creatividad, con mi amor por comunicar y me fuerza a sentarme cada día frente a una hoja en blanco.

Podría escribir posts más largos y elaborados; muchas veces me quedo con las ganas de desarrollar un poco más. Se nota que suelo escribir tarde, cuando ya tengo el cerebro medio anestesiado.
Acepto estar dando lo mejor que puedo en este momento.
Con este punto, estoy muy contenta. He dejado de lado mucho perfeccionismo y me gusta.

Otro GRAN y amado cambio:Yoga.
Estoy haciendo entre 5 y 6 veces por semana. No solo me hace bien, sino que estoy muy orgullosa de volver a ocuparme de mí de esta forma. El Yoga me energiza, me sana, me libera, me hace ver lo que necesito ver, además de manterme flexible y en forma.

Otro cambio: Vivo en un espacio y con una mente más ordenadas.
La casa no es lo mío. No soy hogareña, aunque me encanta crear un lugar cálido y agradable en el que vivir, no me motiva el cuidado de la casa. Así que, me es muy fácil vivir dejando cosas por hacer. Por otro lado, me gusta el orden y el desorden me hace mal.
Llevo semanas viviendo más ordenadamente y ocupándome de las tareas del hogar en el momento, en vez de posponerlas y permitir que se instale el desorden.
Lavo los platos y juntamos los juguetes antes de salir.
Antes, tenía tal ansiedad por salir que dejaba todo tal cual…para volver al desorden que tanto me disgusta.
Ahora, me tomo el tiempo de ocuparme de volver a un lugar agradable, y esto le explico a mi hijo cuando me pongo a ordenar antes de salir.

Mentalmente, estoy trabajando en centrarme en mí y en mis ideas y no desperdiciar tanta energía en otras personas.
Creo que es un mecanismo adictivo.
Pienso en otras personas, en algo que dijeron o hicieron y le doy vueltas…no me sirve de nada, me quita energía que podría estar usando en algo más productivo y me cansa.

Estoy trabajando con mi nivel de exigencia y eterna insatisfacción.

O sea, estos dos últimos puntos podrían juntarse en uno que sería: trabajando con el ego.

Ahora, estoy arrancando con el GRAN cambio que tiene que ver con mi propósito, mis dones y lo que tengo para dar al mundo.

Ya les iré contando de este cambio.

Básicamente, estoy volviendo a elegir cómo quiero vivir.

Estoy dirigiendo mi vida como quiero y necesito ahora.

Estoy volviendo a centrarme en mí, en mi corazón y mi alma, como persona individual y no como mamá.

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s