Día 55 Porque yo lo valgo

img_20170124_233230_928

Con cero ganas de mover el cuerpo, estirarlo y respirar, a las 21h me senté encima de mi mat de yoga.

Fui siguiendo el video, estirando, respirando y moviendo mi cuerpo sin pensarlo, solo sintiendo.

Al ratito de empezar ya me estaba alegrando de haber vencido la pereza y el cansancio.

Un poco de disciplina hace mucho.

Un empujoncito cuando preferiríamos tirarnos en el sillón,(que no tengo, por cierto) es un acto de amor.

Un empujoncito para hacer lo que nos hace bien.

Saber qué nos nutre y hacer el esfuerzo de hacerlo aún cuando no tenemos ganas.

Hacemos esfuerzos todo el tiempo; levantarnos temprano para ir al trabajo, despertarnos en la noche para atender a nuestrxs hijxs, cocinar algo sano cuando solo tenemos ganas de meter un cacho de queso entre dos panes.

Hacer esfuerzos por y para nosotras mismas; para nuestro bienestar, es importantísimo.

Respetarnos y cumplir con lo que nos proponemos.

Luego, disfrutar de los beneficios y de sentirnos orgullosas de haber vencido la falta de ganas.

Porque no todos los días tenemos ganas, pero sin ningún lugar a duda,

nos merecemos nuestro propio esfuerzo y

nuestro amor.

Claudia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s