Día 54 El mono loco

Hablando con Rufina esta mañana, pensé en el tema de hoy.

La mente es como un mono loco.

Un mono loco que salta de rama en rama, o de pensamiento en pensamiento.

Eso dice un cuento Zen.

Yo lo creo por experiencia propia.

Muchos días, Rufina repite cosas que ya me contó. Pueden ser del pasado más lejano o cosas que pasaron en la semana.

Hoy, por primera vez, se dió cuenta de que yo ya había escuchado, la semana pasada, la noticia que tenía para darme hoy. También conocía la anécdota de cómo, su hermana y ella, terminaron enseñándoles a bailar Tango a unos italianos que querían aprender castellano, hace ya muchos años.

Ella se asustó.

Yo la quise tranquilizar, explicándole que yo no creía que fuera una cuestión de memoria.

Me parece más bien un matrimonio entre la falta de ocupación mental creativa y la falta de atención en el momento presente.

La mente necesita resolver problemas.
Por eso, cuando no la ocupamos con asuntos más positivos como proyectos, ideas, etc… nos juega malas pasadas.

Personalmente, cuando no ocupo mi mente en cosas creativas, se me van los pensamientos por ramas más negativas.
Entonces me invaden pensamientos críticos, juicios y sobre todo: problemas inventados.

Aprender a reconducir la mente; se puede.
Podemos negarnos a tener pensamientos negativos y, de a poco, ir cambiando lo que sucede en nuestra cabeza.

Podemos también mantenernos en el momento presente; contando y escuchando; prestando atención.

Podemos controlar nuestro

mono loco.

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s