Día 51 Mi camino

Vivo con los ojos abiertos.

Con todos mis sentidos atentos.

Veo, escucho, siento todo lo que puedo.

Me tomo el tiempo de reflexionar.

Tomo mis decisiones conscientemente.

Una vez que abrimos los ojos, no podemos volver a cerrarlos.

No puedo (ni quiero) hacerme la que no sabe.

Sé.
Veo.
Siento y presiento.

Mi corazón no es el más generoso ni el más entregado, pero es noble.

Mi corazón siente más o siente menos, pero mi acción es una acción en el amor.

Ando el camino del amor.

Por eso vivo con los ojos abiertos.

Necesito ver para poder amar conscientemente.
El amor no tiene nada de ciego.
El amor todo lo ve.

Vivo con los ojos abiertos.

Veo cuando peco de separación.

Fragmento mi mundo y creo, por un instante, que somos diferentes.
Sin embargo sé, dentro mío, que somos una y la misma.

Mi único camino es el amor.

A veces me pierdo, pero siempre vuelvo al sendero.

A veces, se vuelve un andar solitario.

No siempre goza de popularidad.

Es incómodo.

Llego a creer que me queda grande.

Sin embargo, ya no puedo dar vuelta atrás.

Ya elegí.

Cueste lo que cueste, seguiré caminando por el amor.

Cada acción que emprenda irá siempre en esa dirección.

Vivo con los ojos abiertos y bien puestos en un objetivo mayor.

Vivo guiada por el amor.

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s