Día 17 Bienvenida

dia-17

Había empezado a escribir otra cosa, pero, antes de subir la entrada de hoy, recibí una noticia tan bella, que solo puedo pensar en eso.

Nació Eva, la beba de una muy amiga mía.

Estuve con ella por la tarde.

Tomando mate y charlando tranquilamente.

Unas horas más tarde, ya tenía otra hija.

Qué belleza.

Hace unos días, hablábamos con una amiga acerca de los partos y de cómo parecen ser cómo somos nosotras o cómo estamos en ese momento de nuestras vidas.

Cada vez lo creo más.

Mi trabajo de parto fue largo, doloroso y bastante desagradable.

No terminó siendo como yo lo había deseado y hubo separación.

El parto en sí, fue fantástico, pero todo el trabajo de parto fue bastante desagradable para mí.

Me sentía incómoda en mi casa, no encontraba MI lugar.

Después de muchas horas de dolor, estaba muy cansada y sentía que algo no avanzaba.

Dos años después, leo esas palabras y estoy convencida de que describen cómo me siento en la vida en general. Desubicada, incómoda, tal vez incluso, dolida.

En esta vida, no seré nunca la persona más enraizada en un lugar; eso lo tengo asumido y estoy en paz.

Sin embargo, lo que siento mucho últimamente, es que mi casa me queda chica.

Lo mismo que sentí la noche antes de que naciera mi hijo.

También siento que me quedo en situaciones incómodas, muchas veces.

Lo estoy haciendo menos y aprendiendo a irme de lugares en los que no me siento a gusto, decir “no”cuando lo siento y juntarme con personas que realmente me hace feliz ver.

También me propuse controlar menos lo que digo.

Muchas personas a mi alrededor me dijeron, en distintas ocasiones, que soy muy directa con mis comentarios, y entonces, aprendí a callarme.

Últimamente, me propuse dejar de censurarme y volver a ser directa y decir lo que siento y lo que pienso.

No es siempre políticamente correcto ni bonito.

Tengo pensamientos oscuros y negativos, tengo un humor que muchas personas no van a entender, pero, es parte de mí.

De hecho, son partes de mí que me gustan y con las que me divierto.

No me interesa ser una ángel.

Me interesa ser auténtica.

Auténtica y plena.


No soy todo luz, ni necesito serlo.

El dolor.

Soltar el dolor.

Dejar de sentirme víctima de la vida y de los demás.

La dieta: clave para soltar el dolor del pasado y no seguir creando dolor en el presente.

Lo que dicen los demás, no tiene que ver conmigo.

Lo que piensan, lo que hacen…nada que ver conmigo.

Soltar el dolor y la necesidad de que los demás sean como yo quiero.

Soltar el control forma parte de soltar el dolor.

Tratar de controlarlo todo…sé que muchas saben de lo que hablo.

Es doloroso.

Cansa.

Decepciona, porque es imposible.

Una nueva vida arranca esta noche.

A mí, me nacen nuevas esperanzas de que todas podemos renacer muchas veces en esta misma vida.

Bienvenida y feliz vida Eva!

 
Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s