Día 9 Culpable yo?

dia-9

A las madres, parece perseguirnos la culpa hagamos lo que hagamos.

Si nos quedamos en casa con nuestras crías, si salimos a trabajar, si nos separamos, si nos alegramos de estar solas unas horas.

Nos sentimos culpables por tener necesidades y sentir lo que sentimos.

Nos surge de nuevo la culpa, si tenemos deseos que parecen no ser compatibles con la maternidad.

Ayer, una amiga se sentía culpable por alegrarse de pasar unas horas sin su hijo.

Justo el día en que yo estaba celebrando y mimándome durante las horas que yo pasé sin mi bebé.

Amo a mi hijo.

AMO a mi hijo.

Mi amiga AMA a su hijo.

Yo disfruto un montón de lo que hago sin mi hijo, así como disfruto de lo que hago con él.

Punto.

Nada tiene que ver nuestro amor con que disfrutemos de estar solas o de hacer otra cosa aparte de estar con nuestras crías.

Hoy, miré una entrevista que le hicieron a Jorge Drexler, cantante y compositor.

La entrevista proponía hacerle a un hombre famoso las preguntas que se suelen hacer a las mujeres famosas.

Preguntas acerca de lo bien que está físicamente a su edad, trucos de belleza, si no sentía  la sombra de su famosa mujer y otras por el estilo.

Cuándo le preguntaron si alguna vez había pensado en quedarse en casa ocupándose de sus hijxs y dejar su carrera, su contestación fue:

”Lo he pensado alguna vez, pero no lo hice porque un adulto tiene la responsabilidad de su propia felicidad si quiere tener la responsabilidad sobre la felicidad del niñx.”

Comparto su creencia.

Lo que me llamó la atención  fue el contraste con la culpa que sentía mi amiga.

Parece que todavía subyace una fuerte creencia de que tenemos que ser súper madres, entregadas al 100% todo el tiempo de nuestras vidas al cuidado de nuestras crías.

No.

Ni es saludable.

Ni es natural.

Es más, sigue existiendo esa culpabilidad y además, también existe toda esa tendencia a querer separar a la madre del bebé.

O lo alzamos demasiado, o le damos la teta durante mucho tiempo o… la lista es larga.

Es muy perverso.

La línea entre lo que se considera socialmente aceptable o adecuado es muy fina y parece moverse según la conveniencia del momento.

Si no generás plata, no sos independiente.

Si trabajás, porque dejás a tu cría al cuidado ajeno.

Y es hora de que las mujeres y las mujeres madres nos neguemos rotundamente a sentirnos culpables.

Por lo que sea.

Nadie más puede hacerlo por nosotras.

BASTA

Ni yo ni vos tenemos porqué ser súper mujeres ni súper madres ni súper nada para nadie.

Nuestrxs hijxs no necesitan eso.

Nosotras no necesitamos eso.

El mundo tampoco necesita eso.

Lo que necesitamos es muy personal  y jamás debemos sentirnos culpables por satisfacer nuestras necesidades y deseos.

Tené novio, novia, cien amantes.

Comé carne o hacéte vegana.

Parí en casa o en la clínica.

Contratá una doula o no.

Porteá.

Usá cochecito.

Llevalo a upa.

Dale la teta a tu bebé.

Dale donde quieras.

No le des.

Vestite como te guste.

Hacé lo que quieras.

Enojate y expresalo.

Hacé lo que sea y por encima de todo, por favor; no te sientas culpable.

Sentite libre, merecedora y buena.

Porque lo sos.

No sos culpable de nada.

Dejá de condenarte.

No vinimos a servir ni a gustarle a nadie.

Vinimos a ser felices.

Claudia

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s