Día 6 Mis días con Rufina

Mis días con Rufina

Ella se pinta los labios de rosa chicle.
Se mira al espejo y siempre, sin excepción, dice que está horrible.
Lo cual es, obviamente falso.

La piel ya dibujada por el tiempo, habla de alegrías, tristezas y si mirás bien, podés vislumbrar esa niña que habitó esa sonrisa perfecta.
Viste pantalones.

Zapatillas en los pies, para pisar más segura.


Ella dice lo que piensa así como respira.


Lee, habla, mira, busca.


Busca esa juventud que le supo a poco; efímero pasaje de la infancia a la vejez.


Admira la belleza plástica que nunca sintió en su propia piel.

Dibuja, y muy bien, a quienes se sientan a charlar con ella.

Escribe y conserva cartas de amores de otras lunas.

Ama a los niños, a los que lanza un beso imaginario en las fotos.

Nuestros brazos anillados, vamos por la ciudad, aunque nunca muy lejos, porque ella, pronto quiere volver a su casa.

Su casa donde habitan, colgados, los retratos de las caras que adora.

Personajes de su corazón, silenciosos testigos de su cotidiano.

Yo, la acompaño porque el mundo se le ha vuelto grande y sus pasos muy lentos.

La acompaño para que ella vea su árbol plantado.

La acompaño para que nada le resulte imposible.

En esta sutil tarea, me esmero cada hora pasada a su lado.

Claudia

 

dia-6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s