DÍA 75

90.dias.dia.75

DÍA 75

SEÑOR P.R.J

Hoy, me desperté a las 5:45 y vencí las ganas de quedarme en la cama.

Mi alarma estaba puesta para las 6:00, así que fue fantástico despertarme sin su ayuda.

Rumi decía “La brisa de la madrugada tiene secretos que contarte. No vuelvas a dormir.” 

Y, a esas horas de la mañana, antes de que se hiciera la luz, mientras todos dormían en mi casa…oí su voz.

No.

No la de Rumi.

Oí la voz del señor PRJ.

Yo siempre fui consciente de que estaba ahí.

Su voz.

Y esto es justamente lo que sucede al levantarnos temprano, cuando todavía reina el silencio…entonces, escuchamos nuestras mil voces y escuchamos nuestros secretos, que en realidad, no suelen serlo.

Me levanté, me lavé la cara, los dientes, fui al baño, me preparé un té, preparé mis cosas para trabajar con mi sombra y de repente, algo me para.

Siempre me sedujo la idea de levantarme muy temprano y nunca logré hacerlo durante largos períodos de tiempo.

Según muchas de las personas de las cuales aprendo, mencionan lo especial que es este momento del día para conectarnos con nosotros mismos y con lo divino.

Ahora, quiero forzarme y adquirir el compromiso de levantarme temprano para acceder a más de mí misma.

Eso sucedió esta mañana.

Mientras me preparaba para trabajar conmigo misma, contenta de haberme levantado temprano, oí claramente la voz de mi pequeño y retorcido juez interior.

El señor PRJ.

Ese que me critica, me juzga, me condena y además, se burla de mí.

Ahí estaba el muy perverso, levantado conmigo a esa hora mágica.

Mierda.

¡Buenísimo!

Mierda y buenísimo, porque sé que tengo que saber que están para poder cambiar el mecanismo.

En realidad, no escuché más que una palabra, el resto fue una sensación incómoda.

Parecía que me movía como si no fuera mi casa.

Me sentía torpe.

Está bien que estaba cansada, pero había algo más.

Trucho.

Me dijo que lo que hacía era trucho.

(En Argentina trucho significa algo falso, engañoso o de muy poca calidad.)

Lo que no me extrañó fue descubrir que el señor este es argentino, jajaja.

Pero que madrugara tanto para molestarme…¡qué cara!

Jeje.

Total que me doy cuenta, en cuanto identifico la sensación y oigo la palabra, que incluso cuando logro hacer algo que quiero, una parte de mí sigue descalificándome.

¡Ja!

Mirá vos.

Entonces, entiendo porque me cuesta tanto esforzarme para hacer aquellas cosas que necesitan un poco de empuje.

Que las haga o no, no parece hacer ninguna diferencia en mi sistema interno de crítica y juicio.

Que las haga o no, él está ahí para darme con un caño.

De ahí el hecho de que prefiera quedarme en la cama, porque si de todas formas me voy a criticar, por lo menos que sea por haber disfrutado de estar cómoda y calentita, ¿no?

Bueno…¿qué más puedo pedir?

Me pongo a trabajar con mis sombras y se presenta este caballero a primera hora hoy.

¡Qué subconsciente tan formal!

Hoy, les pido me ayuden a darle la bienvenida al señor PJR.

¡Ah!

Y ya habrán notado el cambio de look.

Puede que siga hasta que encuentre un formato práctico y atractivo.

CADA DÍA SOY UN POCO MÁS YO MISMA Y ES MARAVILLOSO

xox

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s