DÍA 62

90.dias.dia.62

DÍA 62

NO LA DEJES DE LADO

Esta mañana recordé a Mercedes, nuestra gallina.

Nuestra hermosa aventura con Mercedes fue bastante breve y divertídisima.

La madrugada en que se la llevó no sabemos si un perro o una comadreja, yo me había levantado a verla, porque estaba lloviendo y ella había decidido dormir afuera.

Tenía su habitación en la casa, pero llevaba un par de semanas eligiendo subirse a unos arbustos para dormir.

Aquel atardecer, volvió a subir por las ramitas y se acomodó entre las hojas.

Cuando vi donde se había instalado, lo primero que pensé fue: “Está muy abajo.”

Y decidí que ella sabía lo que hacía.

A las 4h de la madrugada y con el sonido de la lluvia, me desperté y la fui a ver.

Estaba muy tranquila y de nuevo, decidí dejarla en paz con su elección.

Tres horas más tarde, mi pareja se levantó para no encontrarla por ningún lado.

Más tarde, encontré unas plumitas debajo de la ligustrina donde había pasado la noche.

Además de la tristeza que me dió su partida, me partió el corazón el no haber podido protegerla.

Me sentí ignorante por no haber sabido cuidarla adecuadamente.

Me dolió el pensar en el susto y el dolor que habría sufrido, y lamenté profundamente el no haberle hecho caso a mi intuición.

MercedesMercedes

No tengo ninguna duda al respecto: las veces en mi vida que siento que he metido la pata, fue porque pasé por alto lo que me estaba diciendo mi intuición.

Siempre la escucho para tomar decisiones importantes, que nunca decido con la cabeza.

Sin embargo, a veces todavía dudo de lo que me dice.

Está bien, sigo aprendiendo.

Esta tarde, en una sesión privada de coaching con una clienta, volvió ella.

Mis sesiones y talleres tienen como ingrediente principal una fuerte conexión con el espíritu.

Creo un espacio sagrado para sanar y crecer y esto se traduce para mí, en una fantástica y enriquecedora experiencia espiritual.

Por muy raros que puedan parecer ciertos ejercicios que les pido hacer a mis clientas, siempre sigo mi intuición porque sé que me guía por el camino acertado.

Hoy, le pedí a mi clienta que hablara frente al espejo con un dolor físico con el que estamos trabajando.

Su diálogo fue así:

Pregunta: Dolor, ¿Por qué estás acá y para qué?

Respuesta: Para que no nos olvides. (En ese momento, sentí claramente que se trataba de una persona que ya no estaba en este plano)

Pregunta: ¿Quiénes son ustedes?

Respuesta: Los dolores.

En cuanto dijo los dolores, supe que se trataba de una mujer llamada Dolores y no demolestias físicas.

Así que le pregunté los nombres de su madre y abuelas, y efectivamente, una de ellas se llamaba Dolores.

Fue un regalo el que ella pudiera conectar de esta forma con una herida que necesita sanación.

Tengo que agregar que esta persona está haciendo un gran trabajo, valiente y comprometido.

Lo que me impresionó por mi parte, fue la claridad con la que me llegó la información para poder ayudarla en su proceso.

Por suerte, la escuché.

ESCUCHO CADA PARTE DE MÍ CON AMOR

Afortunadamente, suelo hacerle caso a mi intuición, a los mensajes que parecen llegarme de la coronilla y las sensaciones en el corazón.

Ahí está ella, con su voz nítida y siempre amorosa, tratando de guiarnos.

No la dejemos de lado.

xox

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s