DÍA 58

90.dias.dia.58

DÍA 58

¿DE VERDAD FUNCIONA?

Anoche, me metí en la cama y me di cuenta que algo me había faltado hacer.

¡Mi blog!

¡Jajaja!

Y bueno, es lo que tiene convertirse en tía a tiempo completo de cinco pequeños.

Desde el desayuno, pasando por el almuerzo, la merienda en el río, los baños, lavarles la ropa, darles de comer una vez más, mirar una peli…no tuve tiempo de nada.

Por lo menos, hice mi Yoga y medité de nuevo con mis dos seguidoras.

Esta semana estoy trabajando un tema muy importante para mí: la crítica y el juicio.

Crecí en un ambiente muy crítico, en un país muy crítico y yo fui muy crítica.

Aún ahora, sigo trabajando para dejar la crítica y el juicio.

Vivir en España me enseñó otra forma de mirar a las personas. Una de las primeras cosas que noté estando allá, fue una tendencia a aceptar a las personas tal como son.

Recuerdo a una familia que ayudaba a un vecino alcohólico, y no lo juzgaban, simplemente él era “el borracho” del barrio y lo aceptaban tal cual.

Tal vez le pusieran una etiqueta, pero no lo condenaban.

Para mí, fue algo nuevo.

Luego, vinieron los libros de Louise Hay y su idea revolucionaria (para mí) de que la crítica no funciona.

Wow.

Nuevo.

¿Así que puedo vivir sin la necesidad de criticarme y criticar a los demás?

Ahora me parece mentira que en algún momento de mi vida creyera tanto en la crítica.

Era algo tan natural para mí que creí que así funcionaba el mundo.

De todas formas, me doy cuenta del porqué. Veo como otras personas siguen creyendo lo mismo que yo creía.

Sigo trabajando, como ya dije, para dejar la exigencia de lado. La exigencia para conmigo y para con los demás.

La crítica NO FUNCIONA.

Es una verdad muy simple.

Y sí, es una verdad.

Algunas personas me preguntan: “¿Qué hay de la crítica constructiva?”

Yo digo que si es constructivo entonces, no es crítica.

Por ejemplo, si hago una comida y no está rica.

Puedo pensar/decir que yo soy una mala cocinera (crítica) o puedo pensar/decir que esa comida no quedó rica.

Puedo evaluar mi propio trabajo y ver qué puedo hacer mejor la próxima vez sin tener que criticarme a mí como persona/creadora/trabajadora.

Como dice Louise: “La critica rebaja nuestro espíritu mientras que el elogio lo eleva.”

En nuestras culturas, muchos hemos aprendido lo contrario.

¿Cuánto tiempo llevas criticándote por lo mismo?

¿Funcionó para cambiar por lo que te criticas?

La respuesta es SIEMPRE la misma.

No.

En cuanto a la crítica a los demás…¿qué sé yo realmente del otro, de su vida, de sus circunstancias?

¿Me gusta que otros me critiquen por ser como soy o quiero que me acepten?

¿Qué me sirve para crecer?

¿La crítica o la aceptación?

¿Qué sucede si criticamos a un niño todo el tiempo?

¿Brilla con todo su talento o merma su potencial?

Hace años elegí dejar la crítica y el juicio, hacia mí misma, hacia las demás personas, hacia el mundo.

¿Y vos?

xox

Claudia

Anuncios

Un comentario en “DÍA 58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s