DÍA 47

90.dias.dia.47

DÍA 47

APASIONADA

Para mis seguidores que viven donde hace calor en este momento: mi sesión de Yoga de ayer fue fantástica.

Transpiré y me estiré maravillosamente por el calor y la humedad que había.

Entre inspiración y estiramiento, recordé a mi profesor de danza y teatro.

En los días lluviosos en Madrid (que no son muchos) siempre nos animaba a aprovechar la humedad y estirarnos más que el día anterior.

Humedad o no, yo quiero seguir estirándome cada día más.

Ayer, buscando una dieta desintoxicante para hacer y encontré un blog muy interesante donde leí acerca de la autodisciplina.

Hace unos días atrás, justamente, hablaba de este tema con mi pareja.

Le contaba que yo estaba mirando hondo y buscando las causas detrás de mi aparente autosabotaje o falta de voluntad, porque creía que algo frenaba mi energía más allá de lo aparente.

No creo en la disciplina impuesta a fuerza de voluntad, ya que me parece artificial.

Tal vez funcione para algunas personas.

A mí no me funciona. Puedo imponerme algo y mantenerlo un tiempo (generalmente corto), pero mi alma termina por gritar que no en algún momento.

Mi niña interior se queja y se impone con un poderoso berrinche o negándose rotundamente a hacer algo.

No soy capaz de mantener nada que no nazca genuinamente de mi corazón.

Por esta misma razón imagino que muchas personas luchan con su peso y las dietas para bajarlo.

Si no vamos al fondo de la cuestión, ningún cambio es profundo o duradero, ni cuenta con el apoyo de todo nuestro ser.

Total que el artículo hablaba de buscar nuestra pasión para funcionar desde ese lugar y no desde una disciplina autoimpuesta.

Así que me puse a pensar en mis pasiones y en lo que me gusta de verdad en la vida.

Y hablándolo esta mañana con mi compañero,  salió a la lu y sin ningún esfuerzo, mi lista:

Bailar

Cantar

Escribir

Leer

Es muy simple.

Es lo que siempre me gustó.

Bailar siendo la primera cosa que recuerdo adorar.

Claro, irónicamente, la vida me dió gusto por bailar y unas caderas “defectuosas”.

Eso y además, cuando hacíamos algún espectáculo en mis clases de danza rítmica, siempre me tocaba hacer de varón porque era alta. YO QUERÍA LLEVAR EL LINDO VESTIDO NO LOS PANTALONCITOS. ¡Jaja!

Total que nunca pensé seriamente en bailar por mis caderas.

Aun así, la vida fue muy generosa conmigo y terminé haciendo Danza Teatro.

Además, bailé Tango, (que pienso seguir en abril) Flamenco, Contemporáneo…bailé.

Me considero una actriz que baila, no una bailarina, pero…¿qué importa?

Me gusta bailar.

Así que…a bailar.

Sin hacerme más preguntas.

Cantar.

De chica también me gustaba cantar, aunque me diera demasiado vergüenza para hacerlo delante de otros.

Fue lo primero que estudié en serio.

En el teatro seguí usando mi voz.

La vida compensó mis caderas con una voz bastante potente.

Otra cosa para seguir haciendo.

Sin preguntas ni cuestionamientos.

Escribir y leer.

Tuve una etapa en la que los domingos, les hacía el mate a mi madre y mi padre, se lo llevaba a la cama y les leía “Las aventuras de Tom Sawyer”.

Gracias a la inmensa biblioteca que teníamos, llena de libros de todo tipo, revistas, diarios y padres que leían, estuve muy expuesta a la lectura desde chica.

En mi adolescencia, escribí cuentos cortos.

Bastante sórdidos por cierto.

Tal vez por la influencia de los cuentos de Horacio Quiroga que nos leía mi padre de chicos.

Siempre tuve costumbre de escribir en un diario, de escribir lo que me pasa, poemas, cuentos, ideas, frases…de todo.

Adoro el papel, los cuadernos, las agendas, las lapiceras.

Nunca pueden faltar lapiceras y algo para anotar en mi cartera.

Así es como nacieron mis espectáculos, siendo ideas anotadas en cualquier pedazo de papel.

Y bueno, acá es donde estoy escribiendo hoy.

Para mí y pra ustedes.

Total que todo esto de revisitar mis pasiones y de volver a sentirlas, fue un fantástico ejercicio para darme más ganas de seguir haciendo lo que me gusta hacer en esta vida.

AMO Y CUIDO DE LO QUE ME APASIONA CADA DÍA

¿Cómo saber qué me apasiona en esta vida?

Yo, lo primero que hice fue volver a las cosas que me gustan desde que tengo recuerdo.

Otras maneras de saber que amamos hacer es haciéndonos preguntas como:

– ¿Qué haría si ganara la lotería y pudiese dedicarme a hacer lo que me gusta únicamente?

– ¿Con qué actividades me compenetro tanto que no veo el tiempo pasar?

– ¿Qué hago sin esperar nada a cambio, sólo por gusto?

– ¿A qué actividad vuelvo una y otra vez a lo largo de mi vida?

Hoy, estoy cocinando una tortilla, a pedido de mi pomelo. (Pomelo bien entero, porque no creo en las medias naranjas : )

¿Creen que conseguiré hacer una rica tortilla con todas estas pasiones?

Yo creo que sí.

xox

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s