DÍA 19

 

 

 

 

90.dias.dia.19

 

DÍA 19

A VECES ME CUESTA RESPIRAR+VOS PODÉS

Esta semana está siendo muy dura por dentro y es cuando más me resisto a seguir mi rutina al pie de la letra…y cuando más la necesito.

Siento que doy vueltas y siempre llego al mismo lugar.

Cuando más siento que necesito disciplinarme, más aflojo.

Entre que empecé a escribir lo anterior y lo que les voy a contar ahora, tuve una conversaicón con mi pareja, me fui a meditar (siguiendo su “orden”) y volví.

Hablé con él de esta sensación de estar caminando en círculo y de no conseguir salir de un sentimiento de impotencia, de no poder, de estar remando en dulce de leche, costándome mucho y consiguiendo avanzar muy poco.

Les cuento, a continuación, la meditación que hice con mi niña interior, siguiendo la sensación de no poder respirar que tenía. (Siempre que siento que tengo el pecho cerrado, sé que necesito conectar y dialogar con ella.)

Me senté, cerré los ojos, y conecté con la sensación que tenía.

Empecé a dialogar (en mi mente)

Adulta: ¿Qué pasa mi chiquita?

Niña: Me falta el aire. Me angustia estar acá (en Argentina). No estamos seguras acá.

Adulta: ¿Qué puedo hacer para que te sientas segura?

Niña: Ganar plata y cuidarnos.

Adulta: Eso es lo que yo quiero también.  Algo está bloqueado en esta área, ¿vos sabés qué?

Niña: Yo te estoy bloqueando porque no me estás haciendo caso. No me estoy divirtiendo. No estamos bailando ni cantando.

Adulta: Entonces, ¿eso es lo que querés, bailar y cantar?

Niña: ¡Sí!

(Seguí respirando, con los ojos cerrados, sintiendo que aún había más…)

Niña: Tengo miedo de morir si alzo mi voz, puedo morir. Me matarán.

Adulta: Nadie te va a matar, mi amor. Eso ya fue. Ya pasó el peligro.

Entonces, me vino la imagen de la chacra donde viví de bebé (no recuerdo nada de esto, son todas imágenes contadas por otros).

Me vi en los brazos de mi madre, tomando la teta mientras nos apuntaba un militar con una ametralladora.

Y empecé a visualizar Angeles y Guías de caras sonrientes, de luz blanca y presencia tranquilizadora y alegre por la casa, a mi lado, encima mío…por todos lados. Me rodeé en ese mismo momento de toda la protección y la paz de seres superiores.

Me vi a mí, bebé y riéndome de las armas y del supuesto peligro, porque me sabía protegida.

Rodeé la casa de Angeles sobrevolando y protegiéndonos a todos, me vi a mí con dos años sintiéndome segura y protegida.

Un poco más grande, en Buenos Aires, en casa de mi abuela también.

Me vi siempre acompañada por seres divinos protegiéndome y haciéndome sonreír.

Cambié mi propia historia y la llené de luz, de protección divina, de seguridad y de alegría.

Y le dije a mi niña: Vos podés, siempre pudiste y vas a poder. Vos podés.

Y esta es mi afirmación para hoy

YO PUEDO. SIEMPRE PUDE. SIEMPRE PODRÉ

xox

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s