DÍA 14

 

90.dias.dia.14

DÍA 14

SANA SANA…MI HUMILLACIÓN

Desde ayer por la tarde, reapareció un tema que lleva años doliéndome.

Digo esto, sabiendo que debe ser el reflejo y la manifestación de lo que yo pienso, creo y espero.

En todos los años que viví lejos de mi familia, no he podido sentirme en paz con el hecho de que no me visitaran. Suelo ser yo la que se comunica, la que se desplaza para que nos veamos, la que escribe y llama.

Por un lado, no me importa y con los años, he optado por comunicarme cuando tengo ganas y ya está. Aunque esto no me resulte muy satisfactorio y con el tiempo, la conexión fue siendo más débil y mucho menos rica.

Por otro lado, siento que no les intereso.

Si les interesara yo y mi vida, vendrían a verme, ¿no?

Veo que otras familias se visitan, que se juntan, que hacen por mantenerse unidas y conectadas…y ¿por qué la mia no?

Es infantil.

Lo es porque son emociones y creencias que se crearon cuando yo era nena.

Algo en mí dice “Si mi familia no me escribe ni me viene a ver, es porque no me quieren y si ellos no me quieren, entonces, ¿quién me va a querer? Si ellos, que son mi familia, que se supone son las personas más cercanas a mí, no me quieren, entonces es que no soy querible.”

En este lugar tan frágil de mi ser, ahí se encuentra mi humillación.

Recuerdo las palabras de Clementine en la película “Eternal sunshine of the spotless minds”. (Una de mis películas preferidas, la recomiendo.)

A él, le están borrando los recuerdos y entonces, ella le dice:“Escondeme en tu humillación”. Me quedó grabada esta frase y sentí que algo de verdad tenía.

Me siento humillada.

Me da vergüenza.

Muchas veces, no quiero que me pregunten “¿Cómo está tu mamá/hermana/padre?” Me da vergüenza contestar: “La verdad, no lo sé.” Me da vergüenza que seamos una familia tan desunida, tan poco cuidadosa y tan poco amorosa.

Cuando sube a la superficie este dolor, fantaseo con que ninguno de ellos me importe. Claro que es una fantasía.

También fantaseo con convertirme en monja de claustro y no tener que lidiar nunca más con mi querida familia. ¡Jajaja! Pero sé que esto tampoco sería una solución.

HOY PERMITO QUE SANE MI CORAZÓN

Necesito, de una vez por todas, llegar a sanar esta parte.

Sacar el dolor afuera, hablar largamente con la parte mía que cree que no me quieren, explicarle que lo hacen a su manera.

Necesito sanar mi sensación de abandono y de descuido.

Si sano esto, dejará de existir en mi vida y no lo volveré a ver reflejado en mis relaciones.

En esto estoy hoy, en mi DÍA 14.

xox

Claudia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s