DÍA 90

90días-día.90

LA VIDA TE DA SORPRESAS

Escribí y re escribí la entrada para mi Día 90 varias veces. No sé decir si no me convenció lo que escribí o no quería despedirme.

Cuando me propuse este desafío de 90 Días, poco sabía hasta qué punto lograría cambiar mi vida, y para nada de la forma en que creía.

La Vida te da sorpresas. 

En los últimos días de mi programa, desapareció mi perrita. La buscamos…en vano. Ya teníamos planeado mudarnos el mes siguiente a su desaparición, y así lo hicimos. El irnos de aquella casa en la que vivíamos, dejar el barrio y movernos unos 50 kilómetros supuso un adiós a mi Frida. No pude volver a aquel barrio, por muchas ganas que haya tenido de visitar a mis amistades allí nacidas.

Hablando de nacer…

Sorpresas te da la Vida. 

Llegando casi al final de mis 90 días, desaparece de mi vida mi hermosa compañerita de hacía ya 10 años. Se fue un 14 de febrero. La misma fecha que eligió mi abuela para irse, hace ya varios años.

Yo estaba en forma, contenta con mi experimento y feliz con el nuevo comienzo en la ciudad. Tenía planes y proyectos, ganas y energía para seguir transitando este camino.

…y cambió mi vida.

Hacía ya dos semanas que buscábamos a Frida, con carteles, preguntando, ampliando la búsqueda a otros barrios, veterinarios y vidrieras. Nada. Ninguna señal. Ni rastro.Yo estaba muy cansada. Me pasaba horas caminando. Era verano y hacía calor. Por eso, tenía más sueño que de costumbre y hasta dormía la siesta. Luego, sentí que mi sistema digestivo no andaba del todo bien. Claro, estaba muy triste y se manifestaba mi tristeza a través de mi cuerpo…o no?

Una mañana, me despierto y al sentarme, me mareo.

La Vida te da sorpresas

Supe en este instante, que mi vida había cambiado radicalmente.

No había duda.

Todo tenía sentido. Incluso la partida de Frida.

Supe que ya nada sería igual.

Nunca.

Supe de lo poderosos que son los deseos, incluso el de cambiar nuestra vida.

Supe que se estaba gestando una nueva vida en mi interior,

Sorpresas te da la Vida.

A la tristeza, se le sumó la alegría.

Me había, de verdad. cambiado la vida. 

DÍA 89

90.dias.dia.89

DÍA 89

DESEOS

Ayer hablaba con una prima mía acerca de los deseos.

Por un lado, charlamos de la importancia de elegir sentirme como quiero y por otro, la de soltar toda atadura a los resultados.

Cuando deseamos algo, lo que queremos es la sensación que tendremos, o que creemos que tendremos, al conseguirlo.

¿Cuántas veces deseaste algo para luego conseguirlo y finalmente darte cuenta de que no te sentías como pensabas que lo harías?

Es muy importante saber cómo queremos sentirnos en la vida, en nuestro día a día.

Luego, es imprescindible hablar las palabras y elegir las maneras de actuar y reaccionar que fomenten este estado.

Si quiero sentirme en paz, tengo que tener pensamientos de paz y la intención de tener paz conmigo misma y con los demás.

Salir de meditar para gritarle al primer conductor que hace una maniobra que no me gusta, no nos aporta paz. Es importante meditar y desarrollar actividades que promuevan cómo quiero sentirme, y más importante es cómo me comporto, me trato y trato a los demás.

La mayoría decimos desear un mundo en paz, y luego tenemos actitudes agresivas para con nosotros y los demás.

Criticamos, condenamos, nos enfrentamos y nos creemos muy distintos.

La próxima vez que tengamos la tentación de criticar a otro (o a nosotros mismos) podemos hacernos la pregunta:

¿Cómo quiero yo sentirme?
¿Tranquila?
¿Conectada con la otra persona?
¿Contenta?

Entonces, renunciar a mi pensamiento crítico y elegir uno que motive el sentimiento que quiero tener es lo que necesito hacer.

Elegir como queremos sentirnos y actuar acorde a este deseo es un gran paso dentro de nuestra propia felicidad.

Los demás deseos merecen nuestra atención, sin duda.

Merecen ser cuidados, atendidos y llevados a la acción…relajadamente.

Sin ansiedad por conseguirlo y confiando que sucederá todo de la mejor manera.

La secuencia sería algo así como

Deseo
Acción
Soltar

Y todo el tiempo enfocados en sentirnos como nosotros queremos. 

Con nuestros pensamientos, con nuestras acciones.

El cuando, el como y la anatomía exacta de como se manifiesta nuestro deseo no nos incumbe ni nos pertenece.

De eso, se encarga una sabiduría más grande que la nuestra.

xox

Claudia

DÍA 88

90.dias.dia.88

DÍA 88

CAMBIA TODO CAMBIA

Aceptar el cambio es clave para vivir felices y contentos en esta vida.

Todos conocemos a alguna persona que se resiste a algo que sucedió en su vida y sigue apenada por algo de su pasado.

Todos sabemos, cuando lo vemos en otros, que soltar el pasado, dejar de aferrarnos, llorar nuestro dolor y pasar a otra cosa es imprescindible para estar bien hoy.

Existen todo tipo de cambios.

Muchas veces, decimos querer cambiar y no nos terminamos de atrever a llevar adelante esos cambios.

Otra veces, lo hacemos y no siempre los resultados son los que creíamos.

Además de nuestras propias decisiones de cambiar, está la vida, que en sí es cambio.

Muchos solemos tener grandes resistencias al cambio.

Lo familiar nos parece bueno e incluso lo mejor para nosotros, aún cuando no nos llena el corazón.

Cambiar puede llevarnos tiempo, puede requerir un esfuerzo por nuestra parte.

Puede hacernos sentir vulnerables, torpes y perdidos.

Aún así, siempre vale la pena.

Cambiar lo que no nos gusta, lo que ya no nos sirve o no nos aporta nada.

Cambiar lo que nos hace daño, o que nos hace sentir estancadas o cambiar simplemente para crecer.

Existen los cambios paulatinos y los cambios bruscos.

El único ingrediente que puede traernos sufrimiento en un cambio, es la resistencia al mismo.

Los cambios dolorosos existen.

Alguien muere, alguien enferma, nos separamos.

Sin embargo, sufrir por un cambio es una elección.

Que sea una decisión ese cambio o algo que nos sucede de repente, siempre podemos

parar

respirar

sentir nuestro corazón latir acá y ahora

y decirnos que

SOLO ES UN CAMBIO

xox

Claudia

DÍA 87

90.dias.dia.87

DÍA 87

AMEMOS ESTE MUNDO

Hoy, mientras volvía para mi casa, pensaba en esto de creernos mejores o condenar a otros por considerar que vivimos de una manera mejor o más elevada.

Bastantes veces, he visto y oído condenas y separaciones establecidas por preferencias, por estilos de vida, por partidismos.

Muchas veces he leído “yo soy mejor que vos” escondido detrás de adjetivos descalificadores.

Puede suceder entre nacionalidades distintas, fanáticos de equipos de fútbol, vegetarianos, veganos y carnívoros, activistas de la crianza con apego y sin él…puede manifestarse en cuanto tema uno toque.

Lo que veo, muy seguido es un intercambio estéril de opiniones apasionadas. Un monólogo a dos voces simplista y donde el interés por entender al otro es inexistente.

Cada vez que soy testigo de esto, o incluso, que participo, me pregunto:

“¿Qué parte mía necesita relajarse y saber que no es mejor que otros por sentir como siente y por creer lo que cree?”

Esta pregunta me ahorra entrar en conversaciones desnutridas y terminar sintiéndome vacía.

Ayer, mientras pasaba delante de una carnicería, vi de nuevo la pintada que dejaron en sus puertas:

“Asesinos. Go vegan”

Me parece genial el no consumir animales que son tratados como meras cosas para servirnos a nosotros, los humanos.

Creo que si todos dejáramos de comer carne, muchas cosas en el mundo cambiarían, entre ellas, la supuesta falta de alimentos para ciertas zonas del planeta.

Supuesta, porque la realidad es que tenemos comida de sobra.

No hace falta más comida. Hace falta más amor.

Más amor por nosotros mismos, por el otro, por nuestro mundo.

En mi opinión, las personas que más contribuyen a la paz no son aquellas que luchan por la paz.

Son aquellas que viven en paz.

No suelen ser los que más ruido hacen, sino los que, desde su lugar en el mundo, respiran paz para sí mismos y su alrededor.

Vivir en paz significa aceptar, comprender y tener compasión.

No creo que signifique querer modificar o cambiar todo a nuestro alrededor.

Los que comprenden lo que es la paz, la llevan dentro y no pretenden que otros lo hagan.

Simplemente, lo hacen.

Yo no soy mejor ni peor si como carne o no, si reciclo o no, si me desplazo en bicicleta o no.

No hay diferencia entre vos y yo.

Somos lo mismo y parte de una misma cosa.

Expresamos distintas facetas de la misma persona.

ACEPTO Y AMO ESTE MUNDO TAL COMO ES

Hay muchas cosas que muchos de nosotros sabemos pueden ayudar a cambiar este mundo para bien.

Sin embargo, la más importante es

aceptar y

amarlo tal como es.

xox

Claudia

DÍA 86

90.dias.dia.86

DÍA 86

DECIRNOS LA VERDAD

“Nuestro mayor temor no consiste en no ser adecuados.
Nuestro temor consiste en que somos poderosos más allá de toda medida.”

Me puse a pensar en esto que escribió Marianne Williamson mientras charlábamos con mi pareja acerca del tema que toqué ayer acá mismo.

¿Por qué a muchos de nosotros nos cuesta tanto hacer lo que sabemos que es bueno para nosotros?

Sentimos que no merecemos.

No nos valoramos.

Tememos nuestra grandeza.

¿Tememos nuestra grandeza?

Yo creo que muchos de nosotros, sí. 

Porque creo que en el fondo, todos sabemos que somos mucho más capaces, mucho más talentosos y mucho más brillantes de lo que mostramos y expresamos a diario.

“Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que nos atemoriza.
Nos preguntamos: “¿Quién soy yo para ser brillante, espléndido, talentoso, fabuloso?” Pero, en realidad, ¿quién eres tú para no serlo? Eres hijo de Dios.”

¿Quién soy yo para no ser brillante?

Es una pregunta que podríamos preguntarnos a diario, a modo de recordatorio de lo magníficos que somos.

” Empequeñecerte no sirve al mundo.
No hay nada iluminado en el hecho de disminuirnos para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor.”

Recuerdo tener 6 ó 7 años y darme cuenta de que yo siempre recordaba cosas que los demás olvidaban, objetos en la casa, algo que alguna visita se iba a llevar…detalles así.

Al ser consciente de que nadie más recordaba esto y yo sí, hice un esfuerzo por dejar de acordarme, porque si sólo me pasaba a mí, entonces, no era “normal”.

Creo que desde entonces, seguí, muy a menudo, no “sobresaliendo” hasta que empecé a tener la sensación de haber perdido mi brillo, mi interés como persona única.

Y todavía estoy trabajando para liberar toda mi grandeza.

Muchas veces, he brillado de menos para que otros no se sientieran incómodos.

Es cierto que no aporta absolutamente nada.

Y nos quedamos sintiéndonos vacíos.

“Nacemos para manifestar esta gloria que está dentro de nosotros.
Y no es que esté solo en algunos, está en todos nosotros.”

TODOS

“En la medida en que dejamos que brille nuestra propia luz,
damos a otros permiso para hacer lo mismo.
En la medida en que nos liberamos de nuestro miedo,
nuestra presencia libera automáticamente a otros.”

Sepamos cada día que somos brillantes, fabulosos y hermosos.

Repitámoslo las veces que necesitemos para que impregne todo nuestro ser y cada célula de nuestro cuerpo.

SOY UN SER BRILLANTE, HERMOSO Y MAGNÍFICO

¿Por qué?

Porque es la verdad.

xox

Claudia

DÍA 85

90.dias.dia.85

DÍA 85

SUFICIENTE

Quedan cinco días para terminar mi programa.

Parece mentira.

Parece que empecé ayer.

Parece que recién estoy empezando. Lo cual, me gusta.

Significa que seguiré por este camino que me propuse y que funciona.

Cinco días y habrán sido noventa.

Mi idea de los 90 DÍAS, era, por un lado cambiar y sanar mi vida.

Por otro lado, ser mi propio experimento para confirmar lo que mejor funciona a la hora de querer crearnos la vida que deseamos o simplemente sanar la que ya vivimos.

Creo, efectivamente, que hay ciertas cosas que podemos hacer regularmente en nuestra vida para mejorarla, vivirla más felices y sanar.

La mayoría de nosotros conoce estas cosas, y sin embargo, no las ponemos en práctica.

¿Por qué?

Tal vez hayamos aprendido que no somos capaces de conseguir todo eso que queremos.
Entonces, ¿Para qué intentarlo?

Puede que sintamos que no merecemos nuestro propio tiempo y dedicación. Así que nos saboteamos y saboteamos cualquier esfuerzo por ocuparnos en serio de nosotros mismos y de nuestros anhelos.

Otra posibilidad es que no sepamos siquiera que tenemos un enorme potencial y que podemos usarlo para vivir una vida más plena.

Gran parte de mi trabajo es justamente el de ayudar a las personas a conectar con su potencial, son sus deseos y con su fuente inagotable de amor.

Aprendiendo a darnos ese amor a nosotros mismos, vamos descubriendo que podemos vivir la vida que deseamos, que somos capaces y podemos darnos cuenta y sentir que nos merecemos todo nuestro tiempo, nuestra atención y nuestro esfuerzo por vivir mejor.

¿Qué creencia limitadora podrías soltar hoy?

Podría ser “yo no puedo …” o “no soy lo suficientemente/soy demasiado … ”

Estas se pueden reemplazar por otras que abren posibilidades en vez de condenarnos.

YO PUEDO

SOY SUFICIENTE, TENGO SUFICIENTE, HAGO SUFICIENTE

MEREZCO VIVIR UNA VIDA PLENA Y SER FELIZ

Yo, para mi día 85, elijo repetirme la segunda

SOY SUFICIENTE, TENGO SUFICIENTE, HAGO SUFICIENTE

xox

Claudia

DÍA 84

90.dias.dia.84

DÍA 84

UN PLAN B

Mirando los días que todavía me quedan por subir en este blog que adoro, me di cuenta de algo muy importante cuando una quiere hacer un trabajo constante, como escribir cada día acá.

Es necesario tener un PLAN B.

En este caso, hablo de tener entradas ya escritas que poder publicar en los momentos en que soy absolutamente incapaz de sacar una idea de mis adentros.

Por suerte, fue necesario que me pasara algo muy fuerte para que me quede en blanco, sin poder conectar con ustedes o conmigo misma.

Aún así, no me gusta ver que faltan días en este mi espacio sagrado que comparto con más personas.

Me gusta cumplir con lo que me propongo hacer. 

Escribirles cada día sobre lo que me estaba pasando no fue una opción…

¿Cuántas veces puedo explicarles que me siento como si me faltara una parte de mí, físicamente revuelta, cansada y triste?

Por eso.

Tener un PLAN B en estos casos es una gran idea.

Siempre tengo más ideas de las que publico, así que no es tan difícil escribirlas y tenerlas completamente listas por si algo pasa en mi vida que me impide sentarme a escribir algo que me parezca aceptable para publicar.

Siempre he vivido muy al día.

Me cuesta tener planes a largo plazo.

Mis grandes objetivos y orgullos fueron, entre otros, sostener y seguir con proyectos a través de años.

Vivo al día con mis relaciones, con mis trabajos, con mis finanzas.

CADA DÍA ME CREO UNA VIDA CÓMODA, SEGURA Y PRÓSPERA

¿Por qué no crearme un colchoncito?

¿Por qué no vivir un poco más cómoda y menos expuesta a la dirección del viento?

Si bien no podemos planearlo todo en la vida y menos tener todo bajo control, tal vez sea un buen momento para mí plantearme el vivir más segura, en un sentido material.

Después de todo, por más que no tenga ataduras a lo material, vivo en este mundo.

En esa estoy hoy.

En crearme más comodidad, más seguridad, más prosperidad y más respaldo para mí misma.

Quiero tener un PLAN B.

No porque no crea en mí, sino más bien para cuidarme.

¿En qué área de tu vida podrías darte más comodidad o crearte un PLAN B?

xox

Claudia

DÍA 83

90.dias.dia.83

DÍA 83

MI MUNDO DERRUMBADO

Hace una semana que mi mundo pegó un giro y cambió radicalmente.

En este momento, creo que este evento acaba de cambiar el resto de mi vida.

Para mí, hay un antes y un después.

Y mi reacción fue la de soltar las riendas de mis proyectos y entregarme a lo único que me pide el cuerpo en este momento.

Buscar a Frida.

¿Es bueno?

¿Es malo?

¿Es maduro o no lo es?

Yo sé que es algo que me puedo dar permiso para hacer unos días, pero que no es lo mejor para mí.

Al perder la estructura que había logrado establecer, sobre todo en los últimos días antes de la desaparición de Frida, también me desestabilicé.

Estoy muy cansada, ya con pocas fuerzas después de siete días pensando en mi perrita que no está en casa, pasando por toda la gama de emociones que despiertan su ausencia y la incertidumbre cada día.

Buscarla está siendo agotador

e imprescindible.

Se derrumbó mi mundo…y aun así, tengo que seguir adelante.

Porque sigue habiendo un mundo más grande en el cual puedo volver a crear el mío.

Es hora de volver a juntar cada pedazo de mí.

Es hora de volver a subirme al caballo y seguir cabalgando.

Necesito centrarme de nuevo, en mí, en mis rutinas, en mis proyectos y en escribir.

Claro que voy a seguir buscando a Frida.

No voy a parar hasta encontrarla.

Al mismo tiempo, me voy a cuidar.

ME CUIDO Y VIVO CENTRADA

Porque es bueno para mí.

Porque necesito seguir con mi vida.

Porque necesito mantenerme cuerda y sana.

Porque de todas formas, descuidar mis proyectos no va a hacer que vuelva antes.

Así que

buenas noches y a descansar para vivir un día creativo, productivo y

centrado.

xox

Claudia